Toros

Luque: "Estoy muy contento, no me podía ir de vacío de la Feria"

  • El diestro de Gerena señaló que hasta el toro del triunfo tenía una mala sensación

El torero de Gerena Daniel Luque cortó ayer una oreja en la decimocuarta corrida del abono de la Maestranza en la que se lidió una descastada y mansa corrida de El Puerto de San Lorenzo. El calor y el aburrimiento, motivado por los toros, fueron la tónica predominante a lo largo de toda la tarde, hasta que el sevillano salió a por todas en el toro que cerraba plaza. Luque, tras brindar al público la muerte del astado, realizó una faena plena de valor e inteligencia, ya que el animal no le ayudó en ningún momento.

El torero no ocultaba ante los micrófonos de los medios de comunicación su alegría tras concluir el festejo: "Me voy muy contento y satisfecho, porque lo he puesto todo y lo he dado todo y al final he tenido mi recompensa".

Ya había lidiado tres toros en la Feria antes de que le saliera el del triunfo: "A cada cual más malo. A lo que me había salido no le pude pegar ni cinco pases". El primero de ayer, un toro muy descastado y manso, tampoco se lo puso fácil. "Era muy malo". Imposible resultó el enfrentamiento con el animal: "Cuando terminé con el toro tenía una sensación muy mala. Cuando salió el segundo pensé que no se me podía escapar y que tenía que darlo todo". Así fue. El diestro fue el único que le vio alguna posibilidad de triunfo al toro: "Le dije al banderillero que no lo moviera mucho porque éste era de lío". Después se sucedieron los arrimones y Luque le fue sacando uno a uno los pases al toro. Se lo fue inventando hasta que le "arrancó" la oreja: "Yo sabía que para esto me servía. No podía irme de la Feria de Sevilla en blanco".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios