Superproducción de Sky

“Enfrentamos el dorado de Catalina la Grande con su brutalidad"

  • Tom Burton, production designer de la serie histórica con Helen Mirren, explica a este periódico cómo se preparó la ambientación de esta serie

Helen Mirren como la emperatriz rusa Catalina la Grande Helen Mirren como la emperatriz rusa Catalina la Grande

Helen Mirren como la emperatriz rusa Catalina la Grande / Sky

Tom Burton es un creativo británico que se ha alzado con el Bafta en esta última edición por el diseño de producción de Patrick Melrose (con Benedict Cumberbatch). También es el production designer de otra esperada producción de Sky, Catalina la Grande, sobre la emperatriz rusa encarnada por Helen Mirren, estrenada el día 3 y que cuenta con cuatro episodios. Burton atiende a este periódico para exponer su trabajo a cargo de esta serie que está bajo demanda en Sky.

–Uno de sus labores fundamentales en una serie histórica como Catalina la Grande es la selección de exteriores ¿Cómo es el trabajo de seleccionar auténticos palacios rusos para una serie sobre una zarina?

–Da vértigo sentir de cerca la Historia de las historias que quieres contar. Algunos de nuestros lugares clave en esta serie son verdaderos palacios rusos que existían en el siglo XVIII. Una vez que recibimos autorización para rodar en estos edificios nos dio a su vez idea, inspiración, de todo lo demás que tuvimos que crear en torno a esta biografía.

–¿Cuál era su idea para plasmar aquella Rusia?

–El desafío era replicar la grandeza de aquella corte de intrigas. Yla encontramos en los palacios rusos y debíamos mantener la línea en los otros lugares de rodaje que fueron Lituania y Letonia. Creo que los espectadores de Catalina la Grande pueden sentir la opulencia, el derroche artístico, de aquella época.

–¿Cómo es la preproducción de una serie como ésta?

–Hicimos una gran investigación en el propio Hermitage, a través de sus grabados y pinturas. La vida de la emperatriz Catalina también estaba bien documentada en sus cartas. Trabajamos en elementos fundamentales de la narración como el barco que fue construido para la serie. Esa nave se basó en una fotografía porque estaba expuesto en un museo que salió ardiendo en el año 1953.

–¿Cuánto es real y cuánto decorado?

–Casi todos los exteriores son reales. Pero también reconstruimos sets, por ejemplo, el reservado de la reina está en un lugar auténtico, pero la decoración es posterior. Tuvimos que transformar el mobiliario del siglo XIX por piezas del estilo del XVIII.

–¿Y cómo se documentaron con el reservado original?

–Nos servimos de ilustraciones, de planos. Pero también tenemos margen para hacer nuestra propia versión, dentro del rigor, y en el caso del apartamento real añadimos detallespropios.

–¿Qué lugar le inspiró más para el rodaje?

–Hay un montón de pinturas y grabados del período que representa a esa Rusia de Catalina que eran desconocidos para el gran público. Todas las ciudades nos inspiraron pero, por ejemplo, con San Petersburgo no podíamos erigirla en la serie como la ciudad monumental que vemos hoy. Por entonces todavía se estaba construyendo. Las calles eran todo barro. Había que conseguir que los exteriores de esos palacios fueran riguroso con lo que era aquella época. Fuera de los aposentos reales lo que literalmente había era barro. El contraste es fascinante.

Tráiler de 'Catalina la Grande'

–El barroquismo, la riqueza de la Corte, se enfrenta en el espejo a la pobreza extrema del pueblo llano...

–Trabajamos mucho para conseguir el contraste del fango y la suciedad de los siervos frente al lujo de los nobles. También era muy importante para mí mostrar la crudeza de las batallas en la devastación del barro y la mugre. El mundo increíblemente dorado de Catalina se enfrenta así ante la brutalidad de su poder. Eso se percibe más claramente en las escenas de batalla. En verdad estábamos tratando de contrastar el mundo brillante de la nobleza con el olvido y la brutalidad hacia los sometidos. Rusia allá por1700 era una sociedad dividida en dos mitades, lo que haría estallar el país dos siglos después.

–¿De qué manera ayuda una buena ambientación al trabajo del resto del equipo, y especialmente a los actores?

–Ayuda mucho. En una serie histórica es fundamental. Me refiero que al caminar a través de la palacios se ve la inmensidad de los personajes poderosos que se pasean por la ficción. Históricamente Catalina la Grande fue una de las mujeres más ricas del mundo por lo que sus palacios han de ser asombrosos, para sobrecoger a los propios actores. Cuando entras en esos lugares te das cuenta de la inmensidad del poder de aquellos cortesanos.

–Sin embargo ¿tuvieron que descartar lugares reales de Catalina por no encajar en la serie?

–Debido a algunas restricciones en Rusia íbamos a usar el centro de Tallin, en la capital de Estonia, como parte de una secuencia. Pero vimos que no tenía sentido ir allí y gastar de más. Terminamos usando una calle en San Petersburgo que funcionó realmente bien. Mezclamos edificios como el ayuntamiento, que usamos como exterior de una iglesia. Tuvimos que recurrir en varias ocasiones a esa improvisación.

–La miniserie abarca unos 20 años ¿también contaron con el paso del tiempo en los edificios utilizados?

–Se cambian decoraciones, pero no puedes ir al detalle aunque estés hablando del desgaste que ocasiona el tiempo. No movimos muchos muebles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios