Innovación frente al coronavirus

Así funciona la app 'Radar covid' que rastrea contagios y rebrotes en España

La aplicación informa de la exposición a posibles personas con coronavirus. La aplicación informa de la exposición a posibles personas con coronavirus.

La aplicación informa de la exposición a posibles personas con coronavirus.

A pesar de construirse a base de la repetición de un mismo número (o de dos, según se mire), el 2020 pasará a la historia por ser uno de esos años en los que nada es igual. Todo ha cambiado. De repente, la crisis sanitaria del coronavirus ha convertido un año de trazo simpático en todo un estigma.

Un año en el que por primera vez los ciudadanos españoles han estado encerrados en sus casas sin poder salir a la calle más que para comprar el pan y poco más, en el que todos van (o deberían ir) con mascarillas por la calle, en el que no hay besos ni abrazos ni romerías ni ferias, en el que no se puede estar muy pegado a otros y en el que hay ‘rastreadores’ que pueden aislarnos si alguien de nuestro entorno cae enfermo.

Rastreo a través del móvil. Rastreo a través del móvil.

Rastreo a través del móvil. / Archivo

Toda una distopía en la que muy pronto se dará un paso más con la puesta en servicio para todo el país de Radar-Covid, la aplicación de seguimiento del Gobierno (sí, suena así de extraño) para detectar posibles contagios de coronavirus. De momento la aplicación solo funciona en fase piloto en la isla de La Gomera, pero ya está disponible para descargar en las tiendas de aplicaciones de Android e iOS. Así funciona la aplicación española para el rastreo de contactos.

Sencillez. Basta con el bluetooth

Radar-Covid es una app basada en el sistema ideado por Apple y Google y desarrollada por Indra. En pocas palabras, la aplicación nos avisa si hemos estado cerca de alguna persona que ha dado positivo por coronavirus gracias al uso de la tecnología bluetooth. Nada más acceder a la aplicación se nos informa de que se trata de una versión preliminar que se desarrolla en fase piloto únicamente en San Sebastián de la Gomera y que las alertas no son reales. Posteriormente, la app recuerda al usuario para qué sirve: conocer el todo momento si se produce una exposición al coronavirus, comunicar de forma anónima un diagnóstico positivo y como sistema de aviso (también anónimo) a personas con las que el usuario ha estado en contacto.

Bluetooth. Bluetooth.

Bluetooth. / Archivo.

El siguiente paso es la declaración de privacidad de la aplicación, uno de los elementos más discutido desde que se hablara de este tipo de sistemas de rastreo. En concreto, Radar-Covid advierte que la aplicación en ningún momento revela la identidad del usuario ni la del smartphone y que no recoge la localización del dispositivo en ningún momento. Además, las alertas de exposición se envían sin indicar cuándo y dónde se han producido.

El tercer paso es la activación del bluetooth, que es el único sensor que se utiliza en la aplicación. Después se solicitan permisos para trabajar de forma continua en segundo plano (imprescindible para que sirva de algo tenerla instalada) y, por último, el permiso para activar las notificaciones.

Radar-Covid no tiene mayor complejidad que dejarla funcionando. Si hubiera alguna situación de riesgo, la app avisaría con una notificación. En cualquier caso, una vez activa basta con abrirla para comprobar el nivel de riesgo de contagio al que se ha estado expuesto.

El 15 de septiembre, asegura la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, a aplicación será funcional en toda España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios