Tarifa

Pro Derechos Humanos muestra su satisfacción por el cierre del CIE de Tarifa

  • La entidad recuerda que abrió sus puertas en 2006 sin orden ministerial previa

Un kitesurfista, ante la Isla de las Palomas en Tarifa. Un kitesurfista, ante la Isla de las Palomas en Tarifa.

Un kitesurfista, ante la Isla de las Palomas en Tarifa. / Erasmo Fenoy (Tarifa)

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha mostrado su satisfacción por el cierre del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Tarifa comunicado por el Ministerio del Interior al Ayuntamiento este martes. "Nos tenemos que alegrar por ello, pues pone punto y final a una lucha que desde hace muchos años llevamos realizando distintos colectivos y entidades sociales, el Ayuntamiento de Tarifa o la Junta Rectora del Parque Natural de Estrecho", señala el colectivo.

La entidad recuerda que a finales del año 2006, las antiguas instalaciones militares existentes en la Isla de Tarifa empezaron a utilizarse de forma provisional como Centro de Internamiento de Extranjeros anexo al CIE de Algeciras "sin la preceptiva orden ministerial que lo creara" y que desde ese momento se prohibió cualquier uso de la isla. "El Ministerio del Interior convertía así la Isla de las Palomas en una prisión, sustrayéndola del normal uso y disfrute por parte de la ciudadanía", indica APDHA.

Pro Derechos Humanos señala que durante este tiempo "miles de personas de origen extranjero han pasado por estas instalaciones, privándoles de libertad durante semanas sin haber cometido delito alguno: solo intentaban mejorar su vida en algún lugar de Europa".

El colectivo señala que ha venido denunciando las malas condiciones de estas instalaciones como Centro de Internamiento de Extranjeros, "que fueron refrendadas por el Defensor de Pueblo y por la jueza de control de CIE, además de la injusta privación de libertad a personas que solo habían cometido una falta administrativa, pretendiendo un futuro mejor y más digno".

"La Isla de las Palomas, situada en el punto más meridional de Europa, por fin dejará de ser la cárcel de las personas migrantes, iniciándose el camino para convertirse en lo que siempre debió ser un espacio natural de uso público. Esperamos que nuestras autoridades hagan ahora un uso responsable y sostenible de la isla y que no nos encontremos que con el paso del tiempo se instale allí una zona de de turismo masificado. No nos olvidemos que aún quedan en varios centros de internamiento para extranjeros y que nos quieren construir uno nuevo en Algeciras", sentencia APDHA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios