El centro de Tarifa sin coches

Debate abierto en la Calzada de Sancho IV el Bravo

  • Los residentes y negocios piden ser escuchados ante la peatonalización para no verse perjudicados

  • El Ayuntamiento insiste en que habrá participación ciudadana

La Calzada de Sancho IV el Bravo, en Tarifa. La Calzada de Sancho IV el Bravo, en Tarifa.

La Calzada de Sancho IV el Bravo, en Tarifa. / Erasmo Fenoy

La propuesta para peatonalizar la tarifeña Calzada de Sancho IV el Bravo ha reabierto el viejo debate sobre la presencia de coches en el casco histórico de las ciudades y la demanda de más espacios por parte de los peatones. El Ayuntamiento de Tarifa prepara la elaboración de una ordenanza municipal para regular el acceso a esta céntrica calle con la intención de limitar la entrada sólo a los residentes, carga y descarga y servicios de emergencia. Una propuesta que tras haber sido publicada por Europa Sur el pasado lunes ya ha generado reacciones tanto a favor como en contra, así como ciertas reticencias sobre la viabilidad de la medida y su aplicación en la práctica.

“En Tarifa hay muchos negocios que viven del invierno. Sobre todo en la Calzada, que no son bares o restaurantes. Queremos que cualquier propuesta sobre la peatonalización, semipeatonalización o la dinamización de la Calzada cuente con la opinión de los negocios y residentes”, explica Carlos Checa, propietario de una farmacia en la calle. El empresario y varios negocios más impulsaron una recogida de firmas el pasado mes de abril, que logró unas 400 rúbricas, en la que reclamaban participación en la toma de una decisión que ya entonces estaba en la calle. La Calzada se cierra al tráfico durante los fines de semana entre el viernes y el domingo a lo largo de varias franjas horarias. “Ponen una valla de obra y parece que allí empieza el fin del mundo. No estamos en contra de la peatonalización pero sí queremos ser parte del proceso para que los negocios no se vean perjudicados. Hay mucho en juego”, destaca Checa.

La iniciativa sí cuenta con una aprobación total por parte del gremio de los hosteleros, representados en la Asociación Gastronómica de Tarifa en la que están integrados aproximadamente la mitad de bares y restaurantes de la localidad. “Es una medida cuanto menos progresista, hacia donde van las principales ciudades de Europa, fomentando la movilidad para el peatón y para reducir la contaminación”, valora Ernesto González, secretario del colectivo.

“Para los negocios de hostelería la peatonalización es idónea. Pero creemos que también para el resto porque andando es como se ven las tiendas, los escaparates. Una peatonalización no total no provoca daño a nadie, por ejemplo a las personas mayores que vivan en el centro”, agrega González, quien pone a Vejer de la Frontera como ejemplo de un núcleo histórico donde el peatón copa el protagonismo.

La Asociación de Empresarios de Tarifa también ve positiva la medida, aunque a expensas de que antes se resuelva uno de los grandes problemas de la localidad: la falta de aparcamiento. “Quitaron la zona azul y las calles se han convertido en zonas donde quien va a Marruecos el fin de semana aparca el coche, no deja dinero y quita plazas. Aunque peatonalizar es una tendencia en el urbanismo, antes debe resolverse ese problema”, reflexiona Luis Sotomayor, presidente de la entidad.

Los empresarios aplauden la idea si antes se resuelve la falta de aparcamientos

Sotomayor propone que el Ayuntamiento de Tarifa negocie una ampliación de la zona de aparcamientos del Retiro. “En su día fueron terrenos militares que Defensa utilizó durante años sin pagar un céntimo. Ahora, de los 30.000 metros cuadrados que ya no se usan hay una parcela con 2.500. Podría ampliarse. También negociar con el puerto o promover aparcamientos subterráneos. Será entonces cuando se pueda afrontar este proceso”, agrega.

El alcalde de Tarifa, Francisco Ruiz, insiste en que la participación ciudadana y la búsqueda del consenso marcarán la elaboración de la normativa municipal. “Antes de que se ponga en marcha la ordenanza se abrirá un proceso de consultas previas a través de una pestaña en la página web municipal en la que se presentarán los objetivos y líneas maestras del texto. Ahí, cualquier vecino, entidad o colectivo podrá exponer su punto de vista o sugerencias. Las que resulten adecuadas o factibles podrán ser llevadas al borrador de la ordenanza”, avanza Ruiz. Ese borrador, continúa el alcalde, se someterá a reuniones sectoriales para ser pulido. “Nuestro objetivo es que la ordenanza sea aprobada no más allá de marzo o abril y se aplique pasado el verano”, tranquiliza Ruiz.

Además de la ordenanza, el Ayuntamiento tiene solicitada una subvención de 1,2 millones de euros para reformar la Calzada y eliminar los aparcamientos laterales. “Si nos conceden el dinero, ahí habrá también un proceso de debate para perfilar cuestiones como la ubicación de las zonas de carga y descarga o para personas con movilidad reducida o incluso el tipo de vegetación más adecuado”, recalca Ruiz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios