Primera Vuelta al Mundo

Proeza de Elcano, que consigue salvar el cabo de Buena Esperanza

Pese a perder tres hombres más y pese a los temporales que han roto el mástil y la verga del trinquete, la 'Victoria' remonta ya el Atlántico tras dejar atrás el cono sur de África. La tripulación llegó a sopesar la opción de arrojar las especias por la borda para soltar lastre, pero la terminó descartando. El escorbuto sigue devorando a una tripulación que queda reducida a apenas 40 hombres y que suma ya 103 días sin pisar tierra.

Llega la hora de la verdad para Elcano

Tras seis días recorriendo la costa sudeste de África sin hallar un lugar idóneo en el que fondear, la 'Victoria' se prepara para encarar a partir de mañana el cabo de Buena Esperanza. La tripulación ha quedado reducida a 43 hombres después de la muerte de dos marineros por escorbuto.

Elcano constata que aún no ha sorteado el cono sur de África

La 'Victoria se dio ayer de bruces con la costa suroriental del continente africano, lo que significa que en pocos días tendrán que enfrentarse al temible cabo de Buena Esperanza. La nave española busca un sitio para fondear porque hay muchos hombres de la tripulación agonizantes.

Elcano ordena rumbo noroeste al creerse ya en el Atlántico

El comandante de la 'Victoria' considera que, según sus cálculos, la nao española ha salvado ya el cabo de Buena Esperanza, concluyendo una travesía por el Índico terrible. Elcano sopesa los riesgos de tomar tierra al llegar a África para atender a los numerosos enfermos de escorbuto que hay a bordo.

La ‘Victoria’ mantiene el tipo y el rumbo pese al agotamiento general

El hambre y el escorbuto no impiden que la nave que comanda Elcano continúe acercándose poco a poco al cabo de Buena Esperanza cruzando un Océano Índico indómito. Mientras, la 'Trinidad' partió el pasado día 6 de las Molucas con rumbo a América.

Elcano, contra los elementos

Los temporales, el hambre, la vuelta del temido escorbuto y el peligro de los portugueses marcan la travesía de la 'Victoria' por el Índico cuando se cumplen tres meses desde que zarparan de las Molucas. Las fuertes corrientes contrarias han obligado a Elcano a navegar en zig-zag para poder seguir avanzando.