Editorial

Saluda del Presidente

Saluda del Presidente. Saluda del Presidente.

Saluda del Presidente.

Manuel López Arcas. Manuel López Arcas.

Manuel López Arcas.

Sí, hoy es Domingo de Ramos, aunque no lo parezca. Cuando esta revista salga a la luz, en vez de tener esa algarabía de ver cómo otra vez la primavera renace de la mano de nuestras cofradías, tendremos un vacío en el corazón difícil de llenar.

Un domingo de Ramos distinto, una Semana Santa distinta, pero en definitiva, una nueva Semana Santa.Con la sensación de que un enemigo invisible ha cambiado toda nuestra forma de vivir, estaremos leyendo esta revista. Con la sensación de que cómo puede ser verdad lo que estamos viviendo nos quedaremos pensando.

Y es que lo vivido este último mes en nuestro país parece algo más de ciencia ficción que de realidad.Pero sí, es Semana Santa. ¿Qué no tendremos hermandades en nuestras calles?, pues es verdad.¿Qué no podremos disfrutar de esa bella estampa de nuestra querida plaza alta engalanada con sus palquillos y sillas?, pues también.

¿Qué no veremos a esos niños con blancas palmas anunciar la llegada de Jesús en una humilde Borriquilla?, pues lamentablemente así será.

Pero, aunque es humano el estar tristes por esto, no debemos de olvidar que ahora lo que toca es luchar contra el virus que nos ha quitado todo esto, ahora lo que debemos pensar es que gracias a esta situación extrema, vamos a apreciar muchas cosas que teníamos olvidadas, empezando por valorar más a esos sanitarios, fuerzas de seguridad, personal de alimentación, camioneros, estibadores….que tan bien nos están ayudando.

Quizás la vida “sin respeto” en muchos sentidos tenía que llegar a su fin.

Estad tristes por los que no han podido sobrevivir a esta batalla, estad tristes y preocupados por nuestros pequeños comerciantes, que esperaban esta semana como agua de mayo, estad tristes por aquellos que se han quedado sin trabajo y no saben si lo van a poder recuperar, estad tristes por nuestros ancianos, que son los más vulnerables en este momento, estad tristes por los más necesitados, esos que viven sin un techo digno, porque se le ha empeorado su situación, estad tristes por eso, ¿por las hermandades?, algo de pena, claro, un año de trabajo debe ser recompensado con una salida procesional, pero este año, creedme, las cofradías no se merecen un solo día para sacar sus imágenes a la calle, este año nuestras hermandades se merecerían salir todos los días, pues la labor que están realizando durante esta crisis tan grande, es motivo de elogio y admiración.

Ahí están los cofrades, a los que muchos los llaman con cierto desprecio “sacapasos”, ahí están, dando todo lo que tienen en su interior y más, mucho más, para ayudar a la gente, a los más necesitados en estos momentos.

Así que no estéis tristes por no ver los pasos en la calle, sentid un poco de pena, porque es normal, es humano, pero sentirse orgullosos de ellas, porque seguirán estando ahí, como desde hace ya casi 300 años, y en todo este tiempo fijarse, que a pesar de los pesares, de los avatares del tiempo, siguen más fuertes que nunca y sí, volverán el año que viene, si ÉL lo quiere, como siempre en Primavera. Y si Dios lo permite, esta tertulia cumplirá veinticinco años, pero eso ahora es lo que menos importa, ahora es el momento de volver a recuperar la grandeza del ser humano, ese don que Dios nos dio y que parecía olvidado.

Feliz Pascua de Resurrección