Contenido ofrecido por el Colegio Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús

Educar acompañando en la vida

  • La "pedagogía del corazón" pone en el centro al alumnado

El colegio tienen un precioso proyecto, Reparamundi, que apuesta por la restauración del entorno‘urbanatural’. El colegio tienen un precioso proyecto, Reparamundi, que apuesta por la restauración del entorno‘urbanatural’.

El colegio tienen un precioso proyecto, Reparamundi, que apuesta por la restauración del entorno‘urbanatural’.

En 1833 las Esclavas apostaron por una educación integral en valores cristianos. A día de hoy esa apuesta sigue siendo realidad en Jerez. El colegio concertado Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús (SCJ), perteneciente a la Fundación Educativa ACI, se encuentra en el corazón de la ciudad.

"Definimos nuestro estilo educativo como "pedagogía del corazón", que consiste en poner en el centro al alumno, y esto solo se consigue con ternura, firmeza y con una mirada atenta hacia el más débil...", reconoce Isabel Gorbeña, religiosa Esclava SCJ y directora del colegio. En definitiva, apunta, "una educación desde el afecto. Porque todos tenemos la experiencia de que lo afectivo es lo efectivo".

La oferta educativa del centro va desde primero de primaria hasta cuarto de secundaria, dos ciclos de grado medio de Técnico en Farmacia/Parafarmacia y Cuidados Auxiliares de Enfermería y, a partir de este curso escolar 2020-2021, cuentan con un convenio de adscripción con La Salle "Mundo Nuevo" que garantiza la continuidad del alumnado en Bachillerato.

"Nuestro método de aprendizaje es activo", explica la directora. "Esto conlleva clases interactivas y participativas. El aprendizaje está basado en proyectos constituyendo una respuesta didáctica que cada vez gana más adeptos entre el profesorado por su carácter integrador, motivador y, sobre todo, por el rendimiento resultante".

Además, recuerda la hermana Isabel, "ofrecemos a las familias tanto aula matinal como comedor escolar con cocina propia fuera de las instalaciones del centro". La institución se caracteriza por ser familiar, pequeño, de una línea, "en la que todos nos conocemos, todos tienen cabida y todos somos importantes", enfatiza.

"Formamos en valores cristianos, siendo la Pastoral un pilar fundamental que da sentido a todo lo que somos y hacemos. La enseñanza personalizada e integral nos ayuda a crear un clima que, en sí mismo, ya es educativo porque expresa convicciones y motiva el compromiso". Son, además, un centro muy solidario tanto con los cercanos, a través de la Campaña de Navidad y de recogida de alimentos, como con los lejanos, participando muy activamente con PROACIS, ONG de las Esclavas del SCJ.

"Nos preocupa mucho nuestra casa común", asegura la directora. Por ello, "tomamos conciencia de la necesidad del cuidado del planeta, asumiendo nuestra parte de responsabilidad en su degradación". Después de varios años dedicados a proyectos interdisciplinares relacionados con la naturaleza y el medio ambiente, "vimos la necesidad de instaurar un proyecto transversal, Reparamundi, cuyo objetivo es actuar a través de la reparación, en la recuperación y restauración de nuestro entorno "Urbanatural". En él está incluido el Proyecto Vencejos Medianeros, una de nuestras señas de identidad. Han apostado por utilizar, también, el término reparar ya que forma parte de la identidad, del carisma de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, congregación religiosa a la que pertenece el colegio.

"Nuestro lema de este curso escolar –concluye la directora– es Gratitud-Gratuidad, lo que supone que la persona reconoce y valora todo lo recibido, aprecia las cosas más allá de su utilidad y eficacia y tiene capacidad de estar al servicio de los otros desinteresadamente".