Sociedad

El timo de los alimentos enriquecidos en proteínas: más caros para nada

  • Cada vez son más los productos que se suben a la ola de los productos beneficiosos y enriquecidos pero, ¿son tan buenos como dicen?

El timo de los alimentos enriquecidos en proteínas: más caros para nada El timo de los alimentos enriquecidos en proteínas: más caros para nada

El timo de los alimentos enriquecidos en proteínas: más caros para nada / Archivo

La sociedad lleva años preocupándose por la salud, la belleza y el deporte. Esta nueva corriente de hábitos de vida está haciendo que salgan a la venta numerosos productos que alardean de ser muy beneficiosos para el cuerpo. Según las empresas, este tipo de productos son el complemento ideal para sacar el máximo partido a nuestros nuevos hábitos más saludables.

Los alimentos enriquecidos en proteínas eran hasta hace poco tiempo productos para atletas y usuarios de gimnasios que buscan más musculación, y se vendían en tiendas especializadas de dietética o nutrición. En la actualidad, cualquier persona puede acudir a su supermercado más próximo y llenar la despensas con unos productos que pueden hacernos, en algunos casos, más mal que bien.

Necesario o no, de acuerdo con la normativa, cuando un alimento exhibe la alegación de “alto contenido de proteínas” es porque la proteína supone al menos el 20% del valor energético del alimento, mientras que si indica “fuente de proteínas” debe contener un mínimo del 12%. En este sentido, los expertos afirman que no es necesario una ingesta masiva de proteínas, basta con seguir una dieta equilibrada y practicar deporte.

Muchos de estos productos persuaden al consumidor con la idílica pérdida de grasas o falta de apetito, unos aspectos que pueden llegar a la falsa creencia de que simplemente incorporando estos productos a la dieta se pierde peso y no es así.  Para los expertos hay fuentes naturales mucho más efectivas. Existen alimentos tradicionales que naturalmente aportan una elevada cantidad de proteína, como carnes, pescados, frutos secos o legumbres

Los productos con alto contenido en proteínas suelen ser más caros. Los productos con alto contenido en proteínas suelen ser más caros.

Los productos con alto contenido en proteínas suelen ser más caros. / Archivo

Una dieta equilibrada es suficiente

Una dieta equilibrada supone fomentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas y reducir el de grasas y azúcares. Se entiende por dieta equilibrada a una dieta que incluye una variedad de alimentos en las cantidades apropiadas y en ningún momento existe la ciencia que afirme la necesidad de tomar productos con alto contenido en proteínas.

Otra de las fuentes oficiales que se ha pronunciado al respecto es la OCU. A juicio de la organización, no hay ninguna necesidad de comprar estos productos. Es mejor seguir una dieta equilibrada convencional con la que:

  • se consiguen los requerimientos ordinarios de proteínas, incluso para las personas que practican deporte habitualmente;
  • el aporte de proteínas es variado y de esta manera se favorece la complementariedad de proteínas.

Productos mucho más caros de lo normal

Los productos ricos en proteínas suelen tener un coste más elevado frente a los productos convencionales con similares características. En definitiva, la presencia en los supermercados de productos enriquecidos en proteínas forma parte de una moda más de la industria alimentaria de la que podemos prescindir tranquilamente por ser productos innecesarios y más caros que en su versión convencional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios