Sociedad

"Un terrorífico error médico"

  • Muere el bebé de Dalilah, la joven marroquí de 20 años que falleció por gripe A · La enfermera le suministró leche por vía intravenosa y no por la sonda gástrica · Dos profesionales han sido apartadas de sus puestos

Comentarios 153

Rayan, el hijo sietemesino de la primera víctima de gripe A en España, falleció este lunes en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid debido a lo que el gerente del centro, Antonio Barba, calificó de "terrorífico error profesional". Dos profesionales de enfermería de ese centro han sido apartados del servicio por su eventual implicación en el caso, después de que trascendiera que el domingo por la noche al bebé se le había administrado una fórmula láctea específica para niños prematuros por vía venosa en lugar de la nasogástrica, que era la adecuada.

"Es una gravísima negligencia que no tiene excusa", porque en el envase viene "perfectamente especificado", pero "por un error que desconocemos, el profesional se equivocó" al administrar el producto, afirmó Barba.

El niño había nacido por cesárea a finales de junio en la vigésimo octava semana de gestación de su madre, Dalilah, que murió el día 30 de gripe A, virus del que el pequeño no estaba contagiado. Según el gerente del hospital, el bebé "estaba evolucionando bien", cuando el domingo a las 21.00 se le administró ese producto lácteo por la vía errónea. Aunque se detectó el error a las 22.10 y los sanitarios "se pusieron a trabajar con el niño" y "se activaron todos los protocolos e intentaron limpiarle la sangre", Rayan falleció en la mañana de ayer. Barba dijo que el hospital asume toda la responsabilidad posible "tanto humana como patrimonial, aunque sabemos que cosas como ésta no se pueden reparar".

La Consejería madrileña de Sanidad será la encargada de investigar el caso y fuentes de ese departamento han confirmado que los hechos se han puesto en conocimiento de un juez.

Al parecer, la enfermera que cometió el "error" desarrollaba el domingo su primer día de trabajo en la planta de Neonatología del Gregorio Marañón, explicó el secretario general del sindicato de Enfermería Satse en Madrid, José María Porras. "No se pueden tener enfermeras generalistas que un día están con un neonato y otro con un enfermo cardíaco", concluyó Porras, que añadió que "no se puede tener personal sanitario de un lado a otro sin formación previa, porque no son como funcionarios". Al respecto, el consejero de Sanidad, Juan José Güemes, afirmó que la enfermera que alimentó a Rayan estaba "completamente capacitada", y explicó que tenía dos años de experiencia en grandes hospitales y que llevaba desde el mes de diciembre de 2008 en el maternoinfantil del Gregorio Marañón.

En el mismo hospital, el padre de Rayan, Mohamed, confirmó que el bebé será enterrado en los próximos días junto a su madre, en la localidad marroquí de Mdiq y, muy afectado, no ha concretado si seguirá viviendo en España tras las desgracias de las últimas semanas. No ha pensado ni en interponer querellas ni se ha puesto en contacto con abogados, "en este momento toda mi preocupación y mi tiempo es para mi hijo", manifestó Mohamed.

Todas las reacciones han sido de pesar, como la de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez: "Es una noticia terrible. Queremos volver a trasladar a su familia, en particular a su padre, nuestro más sentido pésame y tratar de apoyarle en todo lo que precise". Por su parte, Güemes se trasladó al domicilio del padre de Rayan y viudo de Dalilah, para mostrarle su solidaridad.

El cuerpo del pequeño Rayan fue conducido en la tarde de ayer al Instituto Anatómico Forense para practicarle la autopsia, informaron fuentes de este hospital madrileño. El furgón con el cadáver del bebé, de apenas 15 días de vida, iba seguido por un coche en el que viajaba el padre del pequeño, Mohamed, visiblemente afectado, así como otros familiares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios