El tiempo

¿Qué es y qué no es la gota fría?

  • Algunos mitos sobre la naturaleza de las tormentas de estos días 

Palmeras azotadas por las fuertes rachas de viento registradas en Huelva. Palmeras azotadas por las fuertes rachas de viento registradas en Huelva.

Palmeras azotadas por las fuertes rachas de viento registradas en Huelva. / Alberto Domínguez

Depresión Aislada en Niveles Altos. DANA. Así denominan los meteorólogos a la gota fría, un término que hicieron popular hace unas décadas los hombres del tiempo de la televisión y que hace referencia a un fenómeno que puede producir tormentas muy intensas, lluvias torrenciales, hasta granizadas… justo el tiempo que estamos experimentando en estos días.

La gota fría que está afectando a Andalucía en estos momentos es de las más potentes desde 2008, según apuntan desde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Pero las lluvias previstas desde hoy y hasta el domingo no sólo son consecuencia de este episodio, tiene que ver con la conjunción de dos borrascas: una que evoluciona desde el Mediterráneo y otra desde el Atlántico. Entre las dos provocarán una inestabilidad atmosférica acusada por la llegada a la Península de viento muy húmedo procedente del Mediterráneo que dará lugar a lluvias fuertes y persistentes. Pero solo una de ellas es gota fría, en concreto, la que procede del Atlántico.

Técnicamente, una gota fría es un embolsamiento de aire frío en altura, aire frío que se ha descolgado de latitudes altas y que circula de forma aislada entre aire más cálido alrededor de nuestras latitudes.

Pero, por una falsa creencia, se suele asociar siempre la gota fría con un fenómeno catastrófico. A veces así ocurre, un ejemplo es la última tragedia en Mallorca  tras las inundaciones de la semana pasada. Pero lo cierto es que hay muchos mitos en torno a este tipo de borrascas. Vamos a desmontar algunos de ellos con las explicaciones de los técnicos de eltiempo.es:

No es sinónimo de lluvias torrenciales y catastróficas. Se trata de un simple embolsamiento de aire frío en capas medias-altas de la atmósfera.  

No es un fenómeno exclusivo del otoño. Pueden originarse en cualquier época del año, pero especialmente a finales de invierno, primavera y en otoño, cuando la atmósfera se muestra más dinámica.

No solo ocurren en el Mediterráneo. Aunque son especialmente frecuentes en la costa mediterránea como la Comunidad Valenciana, pueden tener lugar en más lugares de la península.

Las lluvias y tormentas intensas no quedan restringidas a situaciones de gota fría. Se pueden registrar lluvias intensas que no tienen su origen en la presencia de una gota fría.

No es lo mismo que gota cálida. Esta última se trata de trombas de agua muy localizadas, en las que no hay aparato eléctrico, y su génesis no tiene nada que ver con la presencia de un embolsamiento de aire frío en altura.

Otoño de fenómenos insólitos

En los últimos meses, estamos experimentando fenómenos poco frecuentes y que están estudiando los meteorologos. El ciclón tropical Leslie que esta puso en alerta Andalucía y recorrió la península hasta el Mediterráneo es realmente algo insólito. ¿A qué se debió? El meteorólogo José Antonio Maldonado explica en su blog que probablemente Leslie llegó porque el ciclón se encontró en su trayectoria con unas aguas atlánticas próximas a la Península Ibérica más cálidas de lo habitual debido al calentamiento que está experimentando el planeta. De nuevo, el cambio climático.

La gota fría que afectó a España a mediados de septiembre también fue un fenómeno peculiar, en esta ocasión porque el diámetro de la depresión era superior al habitual y su movimiento errático y las precipitaciones fueron por ello muy dispersas en el interior y la temperatura no fue tan baja como se esperaba.  

Hace unos días lo atípico fue la visita de dos huracanes,más bien de los restos, a España de manera simultánea: Leslie y Michael. El meteorólogo Mario Picazo recuerda que la última vez que una tormenta de similares características afectó a España fue en octubre de 2005, cuando huracán Vince tocó tierra en la costa de Huelva. En ese mismo año tuvo también impacto el paso de la tormenta Delta por Canarias y el año pasado fue Ophelia, rumbo a Irlanda, la que causó intensos vientos.Pero ¿dos el mismo día?

El cambio climático parece estar de nuevo detrás de este fenómeno, visto cómo se han ido calentando los océanos con el paso de los años, lo que representa una energía potencial para alimentar estos "monstruos de la naturaleza".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios