Alimentación equilibrada

Los mejores alimentos para combatir la ola de frío polar

Días de frío. Días de frío.

Días de frío.

Combatir el frío a través de la alimentación para cuidar nuestras defensas es tan importante como abrigarnos lo suficiente, para así mantener el calor corporal durante este invierno y evitar gripes, catarros o resfriados.

Resulta que durante los días fríos, nuestro cuerpo está trabajando más de la cuenta para mantener su temperatura normal y fruto de este trabajo se produce un gasto extra en calorías. Por lo tanto, si estamos mal alimentados, la regulación corporal será ineficiente.

No es raro, por tanto, que nuestro propio organismo nos "pida" alimentos calientes para ayudar a mantener constante su temperatura, así como ciertos alimentos, que aunque no sean calientes, ayudan a ello. En la siguiente lista se muestran opciones muy útiles para aportarle ese calor extra:

  • Caldos: resulta fundamental en la época invernal, ya que es una gran fuente de calor. Además, aporta nutrientes esenciales y se puede preparar con diversos ingredientes: pollo, pavo, cebolla, apio, zanahoria, calabaza... debemos evitar sopas grasas y pesadas, así como priorizar alimentos con propiedades antibacteriales y antiinflamatorias como el ajo o el jengibre, respectivamente. 
  • Infusiones y bebidas calientes:  estas son otras buenas alternativas para mantener el calor corporal, ya que además de calentar, aportan beneficios como hidratar y acelerar el metabolismo. Las infusiones se pueden preparar a partir de un gran número de especies vegetales, que aportan antioxidantes y favoreciendo los procesos digestivos. Por su parte, la leche caliente o el café también cumplirían la función, aunque ojo con tomar excitantes como la cafeína o la teína por la noche, que pueden repercutir en la calidad del sueño.
  • Chocolate: el cacao posee un compuesto natural con múltiples beneficios para la salud denominado teobromina, es un excitante natural que debido a sus propiedades digestivas, acelera el metabolismo, poseyendo además otros beneficios como efecto diurético y relajante, dilatación de los vasos sanguíneos y reducción de la presión arterial, antidepresivo suave, estimulador de los sistemas cardiovascular y muscular...
  • Legumbres: sobre todo en estofados, junto con otras verduras e hidratos de carbono. Estos nos calientan, hidratan y nos aportan energía. No obstante, debemos tener en cuenta que un abuso de figra vegetal puede provocar indigestión. 
  • Frutos secos: poseen un alto valor calórico y destacan por aportar grasas "buenas", como ácidos grasos omega 3, que son además antiinflamatorios. Son podedosos antioxidantes para nuestra células y aportan nutrientes esenciales para la piel y el cabello, así como cuidan la salud del corazón, huesos y músculos.
  • Fruta: esta aporta un gran contenido de agua, por lo que es un medio de hidratación, además de poseer virtudes antiiflamatorias y digestivas y aportar vitaminas y nutrientes esenciales para mantener en regla nuestro sistema inmunológico.

Todos los alimentos que cumplan parcial o totalmente las funciones de hidratar, dar energía y calor, acelerar el metabolismo y desinflamar serán los indicados.

Por lo tanto, consumir alimentos antiinflamatorios que permiten que la sangre circule bien y sin barreras hasta el último punto de nuestro cuerpo, llevando el calor; con alto valor calórico (y nutritivo) que nos ayudarán a quemar y convertir la energía en calor corporal; digestivos y aceleradores del metabolismo, que generarán un calor adicional que nos beneficiará; así como una ingesta abundante de agua (un tejido bien hidratado pierde menos calor que otro más seco), es fundamental a la hora de luchar contra las olas de frío.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios