Sociedad

Los gimnasios retrasan su apertura a la fase 3 de la desescalada

Los gimnasios pasan a la fase III Los gimnasios pasan a la fase III

Los gimnasios pasan a la fase III / Archivo

Los cerrojos siguen sin abrirse del todo en los gimnasios del territorio español. Si el Gobierno, escudado por su ministerio de Sanidad y con las cabezas visibles de Salvador Illa y Fernando Simón, anunciaba la apertura de los centros deportivos y gimnasios a partir de la entrada de la fase 2, ahora vuelven a cambiar de rumbo y emplazan dicha apertura a la fase 3 que se producirá, si todo va bien, el lunes 8 de junio.

Para los especialistas y epidemiólogos, este retraso se debe a la vital importancia de evitar posibles contagios en entornos propicios para la expansión del virus.

Por ello, el ministro de sanidad ha afirmado que estos centros "requieren especial atención por el contacto físico y el uso compartido de zonas y elementos como los vestuarios". Además, otra de las posibles causas de esta cautela es la noticia reciente del contagio, el pasado mes de febrero, de 112 personas en una clase de zumba en Corea del Sur.

Multitud de amantes de la actividad física esperando una apertura que parece que sí, pero no llega. Los parques abarrotados, las calles llenas de "runners" y los veloces ciclistas por caminos rurales, pero sin los gimnasios, falta algo, una carencia de rutina que va a costar mucho volver a recuperar.

Los gimnasios estaban preparados para abrir sus puertas con restricciones como su aforo limitado al 30% de su capacidad, cita previa y franjas horarias. Ahora, toca esperar los nuevos movimientos del Gobierno de Pedro Sánchez y saber si este atraso traerá consigo nuevas limitaciones a unos centros deportivos que necesitan abrir ya y que llevan preparando su vuelta varias semanas.

Las clases colectivas tardarán en reanudarse. Las clases colectivas tardarán en reanudarse.

Las clases colectivas tardarán en reanudarse. / Archivo

¿Y los gimnasios privados?

Ante la negativa del Gobierno de posponer la apertura de centros deportivos a la siguiente fase de la desescalada, partidos como el Partido Popular, han pedido la apertura de los gimnasios privados con un protocolo sanitario específico. "Diseñar un protocolo sanitario especial de reapertura de instalaciones deportivas privadas, concretando los recursos necesarios de protección personal ante los posibles contagios".

Además, se pide al Ejecutivo que diseñe una campaña de información institucional en la que se promuevan hábitos saludables y la práctica deportiva a favor de una sociedad que si ya era sedentaria, con el confinamiento, ha podido adquirir costumbres aún más negativas.

La reactivación de este sector es fundamental para la economía de un país que contaba con más de 4.000 instalaciones deportivas privadas, con 5,5 millones de usuarios y una facturación anual de 2.000 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios