Sociedad

Las células madre de la grasa pueden ser el pilar de la eterna juventud

  • Este material biológico se puede conservar para operaciones de estética.

Comentarios 1

Hasta ahora en cuestiones de belleza la grasa era incómoda, pero hoy se ha convertido en un material biológico muy preciado que, gracias a la regeneración de sus células madre adultas, es capaz de propiciar el milagro de preservar la juventud.

¿Significa esto que la ciencia está a un paso de encontrar la eterna juventud? "Aún se está lejos de poder generar órganos de recambio, pero nos encontramos en la antesala de la medicina regenerativa que revolucionará la estética y la salud", explica el doctor Jordi Martí, de Crio Lip, banco de células madre con sede en el Parque Científico de Barcelona.

"No se trata de una película de ciencia ficción, sino de la posibilidad de crioconservar nuestras propias células madre, muy útiles para borrar las arrugas, rellenar los glúteos, aumentar el pecho e incluso regenerar el tejido cardíaco tras un infarto", dice Martí.

"Las protagonistas de esta fantástica historia son las células madre adultas, es decir células no diferenciadas sin función específica, que pueden renovarse por sí solas y convertirse en células diferenciadas", asegura.

El protocolo, que no dura más de veinte minutos y es indoloro, comienza con el consentimiento del paciente. A continuación, se selecciona la zona de la que se extraerá la grasa -abdomen, rodillas, pantorrillas- y con anestesia local se liposuccionan entre 50 y 60 centímetros cúbicos.

"El depósito también incluye una muestra de sangre del paciente para realizar pruebas cruzadas como medida de seguridad", relata Martí.

Todo este paquete biológico se embala y se envía al banco, donde se limpian y se centrifugan hasta obtener las células madres, que tras ser sometidas a varios test para verificar su viabilidad, se congelarán a -190 grados centígrados. "Si el paciente decide hacerse una liposucción, toda la grasa que se le extrae, que antes de desestimaba, hoy se puede conservar para posteriores rellenos", señala el doctor Ricardo Vicario. Una vez que todo el proceso se ha realizado con éxito, el laboratorio envía al cliente un certificado personal con los controles calidad y una imagen de las células.

"Cuando el paciente desea utilizarlas es necesario que el cirujano plástico o el médico estético que las vaya a manejar solicite su petición y especifique los fines médicos a los que van destinadas", puntualiza Vicario.

Las células madres propias de la grasa son hoy la gran revolución de la medicina regenerativa. "Al ser autólogas no plantean rechazo ni presentan contraindicación alguna", afirma Ricardo Vicario, quien advierte "que preservar las células de la grasa es asegurar la salud".

Vicario explica que, por un lado, la células madre sirven de relleno, mientras que por otro lado regeneran la dermis reestructurando todo su metabolismo celular desde la capa basal, reactivando el colágeno, la elastina y los fibroblastos.

Las células madre de la grasa guardan en su interior un sinfín de tesoros para la medicina regenerativa.

"Estudios recientes desde universidades internacionales aseguran que se están obteniendo resultados espectaculares en el crecimiento del cabello, incluso en aquellos casos de alopecia por causas hormonales", manifiesta el doctor Martí.

Sin embargo, los especialistas consultados coinciden en afirmar categóricamente que el uso de las células madre debe ceñirse a lo que marca la legislación y debe estar regulado por la existencia de serios protocolos de seguridad y ética.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios