sevilla F.C.

Maresca sonríe al Olympiacos

  • "Es un gran club y no pondría problemas para ir", dice el italiano, que se ve fuera "en cuestión de días" · Jiménez no cuenta con él

Comentarios 8

La llegada oficial de Zokora puede que haya sido clave para que dé el paso definitvo, aunque ya hace tiempo que el italiano tiene claro que sus días en el Sevilla están llegando a su fin. Enzo Maresca no ocultó en el día de ayer que en breve va a acelerar con el club la rescisión de su contrato mediante un traspaso a uno de los clubes que se han interesado por sus servicios. En Italia durante todo el verano se especuló con el Nápoles, con el Génova, con la Fiorentina... mientras que en Grecia lo que empezó siendo un ofrecimiento cuando Sevilla y Olympiacos negociaban por Dragutinovic se ha convertido en una posibilidad real que en Atenas se ve incluso muy cerca.

El jugador habla abiertamente en el país heleno de que sería una posibilidad muy de su gusto. Se trata de un club importante, que suele ganar títulos, que participa en la Liga de Campeones y que paga bien, un dato muy a tener en cuenta porque Maresca, que renovó hace poco menos de un año, mantiene un ficha en el Sevilla que muy pocos clubes en España podrían asumir.

"No quiero contar nada porque no hay nada que contar, pero es verdad que Olympiacos es un club grande y estoy dispuesto a hablar con ellos. No tendría problemas para ir allí", decía ayer Maresca en círculos cercanos cuando le hablaron de la posibilidad de recalar en el club del Pireo.

El Olympiacos ha mantenido los primeros contactos con el jugador y, aunque no ha llegado aún a lo que pide Maresca, fuentes cercanas a la negociación aseguran que esas diferencias no serán un escollo para cerrar un trato entre las dos partes, sobre todo si el Sevilla no pide mucho dinero por el pase del italiano. Ahí cuentan los dirigentes griegos con que la situación actual de Maresca, fuera de los planes del entrenador y públicamente declarado como descarte, facilite su fichaje por no más de 1,5 millones de euros. Los griegos no quieren dar más pese a que acaban de ingresar 5 millones por la venta del argentino Fernando Belluschi al Oporto.

El fichaje de Maresca supondría además una inversión mucho menos costosa al equipo griego que la otra opción que manejan sus técnicos, el sueco Kallstrom, otrora también objetivo del Sevilla.

El centrocampista salernitano dejó claro ayer a los medios sevillanos, a los que atendió en la puerta del Centro Andaluz de Medicina del Deporte, que en los próximos días dejará de ser futbolista del Sevilla. "El pensamiento sigue siendo el mismo, creo que es cuestión de días que me marche. Porque marcharme, me tengo que marchar, ya que el entrenador no cuenta conmigo y con esta situación yo me quiero marchar. Pero es una decisión muy importante para mí y la voy a tomar con tranquilidad, hasta que llegue una oferta que me convenza de verdad", precisó el italiano, que fue interrogado sobre la posibilidad de volver a emprender una aventura en su país. "No sé si en Italia, en España o en otro país", admitió Maresca, que tiene intención de definir su futuro cuanto antes y, a ser posible, no tener siquiera que desplazarse mañana a Costa Ballena.

De cualquier manera, Maresca tiene aún cartel en Europa y sobre todo en el Calcio. Aún está fresca su gran actuación en la final de la Copa de la UEFA de 2006 en Eindhoven, partido ante el Middlesbrough en el que el italiano marcó dos goles y fue elegido el mejor jugador de la final. La temporada pasada empezó muy fuerte y a muy buen nivel, pero las lesiones de varios compañeros le hicieron jugar muchos partidos y ello le acabó pasando factura en lo físico. Ello, unido a unas declaraciones en las que criticó algunos planteamientos tácticos de Jiménez -a quien curiosamente meses antes había defendido- acabaron por ser su final en un club en el que era capitán y uno de los líderes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios