Santo Entierro y Soledad

El sol acompaña a la Soledad en su salida procesional

  • Por primera vez en su historia la imagen de la Virgen desfila con la luz del día

María Santísima de la Soledad realizó ayer su estación de Penitencia junto al paso del Santo Entierro con sobriedad y solemnidad, tal y como requiere el momento, pero con una particularidad con respecto a otros años.

Por primera vez en su historia, la hermandad salió cuando todavía el sol brillaba en el cielo. Nunca hasta este Viernes Santo los linenses habían visto el dolorido rostro de la Soledad a la luz del día.

La salida del santuario de la Inmaculada tuvo lugar a las 19:30. Junto al Cristo yacente, desfilaron representantes de todas las hermandades del municipio y varios miembros del equipo de gobierno, además de los mandos del Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y de la Policía Local. Precisamente, dos agentes de este cuerpo escoltaban el paso de misterio. También participaron en la procesión el alcalde, Alejandro Sánchez, y el presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, Juan García Medina.

Tanto la Soledad, como el Santo Entierro fueron acompañados por la música de capilla y por el recogimiento de los ciudadanos en las calles a su paso, ya que tanto su salida, como su procesión suponen uno de los momentos más solemnes de la semana de Pasión.

La Virgen salía en parihuelas cada estación de Penitencia desde 1893 pero fue en la década de 1980 cuando se organizaron como hermandad y se marcaron como objetivo ordenar el recorrido y salir cada Viernes Santo.

Esta cofradía no llevó estrenos este año, después de que en la Semana Santa de 2009, el paso de la Virgen de la Soledad luciera dos jarras laterales nuevas en al procesión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios