Jueves Santo

El Santo Encuentro emociona en Tarifa

  • María Santísima de la Paz estrena saya y cotilla

El cielo ha dado una tregua en la tarde del Jueves Santo para permitir uno de los momentos más bellos en la Semana Santa de Tarifa. La salida de la procesión del Santo Encuentro en la que Madre e Hijo parten desde dos puntos del casco histórico para coincidir en la calzada de Sancho IV el Bravo.

Los cofrades tarifeños habían estado toda la mañana mirando al cielo con la esperanza de que se abrieran claros, como finalmente sucedió, para el desfile de las imágenes de María Santísima de la Paz y Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Los alrededores de las parroquias de San Francisco y San Mateo, enclaves para la salida de los dos titulares de la hermandad, estaban llenos de gente desde un buen rato antes de la salida de la Virgen. Pocos querían perderse uno de los momentos más singulares de la Pasión en la ciudad.

Al filo de las 20:00 se abrieron las puertas de San Francisco para el inicio de la procesión de la Virgen. La imagen, una dolorosa de candelero bajo un palio de terciopelo rojo y exornada con rosas blancas, fue recibida entre aplausos mientras que la Banda de Música Pintor Manuel Reiné, de Tarifa, embelleció el momento.

La Virgen puso rumbo a la calzada con un avance marcado por el buen hacer de las cuadrillas de costaleros y las órdenes precisas de sus capataces.

Hora y media después, a unas calles de distancia, los devotos que aguardaban frente al templo mayor de San Mateo recibieron la salida del Nazareno bajo los sones de la Agrupación Musical Cristo de la Clemencia, de Jerez de la Frontera.

A las puertas del templo esperaba el palio de la Virgen, dejando un momento de gran belleza previo al recorrido conjunto de ambas imágenes y la vuelta de cada talla a su templo, a partir de la medianoche.

La salida del cortejo procesional ha estado marcada por numerosos estrenos este año. Los principales, una nueva saya para la Virgen en tisú de plata bordada en oro de realce y una cotilla en tisú de plata y también bordada en oro de realce, elaboradas por Inmaculada Barranco según diseño de Maravillas Fernández. Estas piezas que se incorporan al patrimonio de la hermandad ha sido donada por la familia Trujillo Molina. Igualmente eran nuevos el juego de manguitos para la Virgen realizados por Luz Divina Blanco y María Antonia Díaz, donados en este caso por los hermanos Blanco Díaz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios