Viernes Santo · Magna del Santo Entierro

La Pasión, según San Roque

  • Miles de personas vuelven a disfrutar con devoción de la procesión de Interés Turístico de Andalucía. Las ocho cofradías discurren en un itinerario marcado por la buena temperatura

La Magna de San Roque le brindó ayer un nuevo Viernes Santo singular al Campo de Gibraltar y a Andalucía en general. Miles de personas se adueñaron de cada hueco de la calle San Felipe, la Alameda y los aledaños de la parroquia Santa María la Coronada, para engalanar con su fervor la procesión declarada de Interés Turístico de Andalucía. Con la mirada alzada al cielo, arropando el silencio adornado con el incienso y el señorío que portaba cada una de las ocho cofradías, fueron desfilando una a una, desde el atrio de la parroquia hasta la plaza para descender por la calle San Felipe que, con permiso del cielo, convierte San Roque en un lugar único cada año para disfrutar de la devoción por la Semana Santa.

Con rigurosidad meridiana, a las cinco de la tarde, con unos rayos de sol armados de intención dio comienzo la procesión Magna del Santo Entierro, que desembocó en la Plaza de Andalucía, para luego continuar por la Alameda Alfonso XI, la avenida del Ejército, Mercedes Huertas, la Plaza de Andalucía, Terrero Monesterio, General Lacy y Almoraima, para luego retornar en la subida de San Felipe para volver a yacer en el templo.

Los primeros en asomarse en el desfile fueron el Escuadrón de Romanos a Caballo, que con rigidez y porte desfilaron bajo el asombro de los fieles en sus caballos, engalanando la procesión. La primera hermandad que hizo su salida fue Nuestro Padre en la Oración en el Huerto y Nuestra Señora del Mayor Dolor, que apenas tardaron ambas media hora en encarar la bajada de la calle San Felipe dando así continuidad y ligereza a un itinerario bien programada. Continuó la cofradía Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado Medinaceli y Nuestra Señora de la Merced; le siguió la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de la Esperanza; el siguiente en tomar la plaza de la iglesia fue la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores; la cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y María Santísima de la Amargura; a continuación la hermandad del Santísimo Cristo de la Vera Cruz en el Calvario; la hermandad y cofradía de Nuestra Señora de las Angustias; y la última que cerró el desfile fue el Santo Entierro y Nuestra Señora de la Soledad.

La expectación fue máxima a lo largo de todo el recorrido de más de siete horas de recorrido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios