Semana Santa

Cristo orante y la Virgen del Rosario lucen por las callejas de Tarifa con solemnidad

  • El desfile de este año, marcado por un gran número de estrenos para ambas imágenes

Comentarios 1

La salida procesional de Jesús en la Oración del Huerto y Nuestra Madre de Dios y del Rosario estuvo marcada anoche por la abundancia de estrenos para esta señera hermandad de Tarifa que realizó su estación de penitencia desde el templo de San Mateo.

Poco antes de las nueve de la tarde los fieles y devotos se arracimaban a las puertas de la iglesia para ver el arranque del cortejo cuando los últimos rayos de sol se escondían tras los tejados del casco histórico tarifeño.

Puntual, ambas imágenes salieron a la calle profusamente engalanadas. El paso del Cristo con rosas rojas; iris azules; calas blancas, negras y rojas; tulipanes lila y cardos para crear un monte que realzó la belleza del paso junto con la túnica de sarga blanca.

La Virgen, con flores de cera y otras flores delicadas en las jarrillas del frente del palio, tuvo como contratiempo que el siempre presente viento apagó gran parte de su candelería. No fue, sin embargo, óbice para que luciera imponente con su tradicional saya de tela de Damasco bordada y el manto de terciopelo azul.

Poco a poco, con el desfile ya puesto en la calle, las callejuelas del centro de Tarifa confirieron ese aspecto tradicional andaluz a la Semana Santa. Imágenes cargadas de simbolismo y tradición que no pocos fotógrafos se afanaron en buscar a través de los recovecos, esquinas y balcones engalanados con colgaduras.

Como ya se ha dicho, la de anoche fue una procesión cargada de estrenos. El paso del Cristo orante lució por primera vez las columnas que delimitan los respiraderos del paso. La vestimenta del Ángel Confortador, en terciopelo rojo y con detalles en dorado, también fueron estrenos para el paso del Señor.

El paso de palio, por su parte, estrenó los faldones que inició el pasado año Ignacio Blanco y que, de cara al desfile de ayer, continuaron los integrantes del taller de pintura de la hermandad; obra de Blanco también son las dos cartelas de los costeros del paso con alusiones pictóricas a la patrona de Cádiz y la batalla de Lepanto.

Los seis candelabros para la parte frontal del paso así como el juego de maniguetas delanteras; un ángel con terminación en marfil justo detrás del llamador y dos peanas para los ángeles para la trasera del palio completaron las novedades. Todas gracias a la aportación de los hermanos, donaciones o el trabajo de los grupos de pintura de la hermandad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios