Semana Santa

El Cristo del Mar bendice La Línea desde la devoción de la Atunara

  • El Señor crucificado deja momentos brillantes en el hospital y en la puerta del templo de la Inmaculada

Comentarios 0

Un cielo azul y limpio dio la bienvenida un Viernes Santo más al santísimo Cristo del Mar, que fue recibido por cientos de fieles en una abarrotada plaza Guillermo José Chaminade, donde como todos los años los asistentes valoraron la complicada maniobra de salida del paso por la puerta de la parroquia del Carmen ante la destreza de los cargadores, que lo tienen que hacer a pulso.

En la plaza del barrio de la Atunara la venerada imagen, acompañada magistralmente por la Agrupación Musical Cristo Rey de Badajoz, recibió por primeros vivas y saetas, que se repetirían a lo largo de todo el recorrido, especialmente por las calles de la Atunara y de San Bernardo y por la carrera oficial.

Tras salir del templo el Señor crucificado miró al mar para recordar a todos los marineros que han dejado su vida en él. Otro de los momentos emotivos del la estación de penitencia de la hermandad del barrio marinero fue su parada en la escalera del hospital de La Línea, donde sus cargadores, haciendo gala de un gran esfuerzo, mecieron al Cristo para saludar a los enfermos.

El recorrido continuó por la avenida Menéndez Pelayo hasta que sobre las 21:00 horas el Cristo del Mar hizo su presencia en una abarrotada carrera oficial. Poco después, a su paso por el santuario de la Inmaculada el Señor saludó a la Patrona y Alcaldesa Perpetua en la puerta del templo.

El paso, como cada año, iba brillantemente adornado con lirios morados y estatis, flor del mismo color, que compagina con el color del antifaz y la capa de los nazarenos, de morado, y el negro de sus túnicas y velas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios