Coronavirus

Los empleados de la Casa del Mayor de San Roque piden que siga el personal de refuerzo

  • Solicitan al Ayuntamiento que no suspenda una treintena de contratos para seguir prestando una atención de calidad

Empleados de la Casa del Mayor de San Roque.

Empleados de la Casa del Mayor de San Roque. / E. S.

Los empleados de la residencia municipal de San Roque, más conocida como la Casa del Mayor, reivindican al Ayuntamiento que no suspenda los contratos del personal de refuerzo que se pusieron en marcha ante la pandemia de la Covid-19, ya que entienden que es la única forma de garantizar el bienestar de sus residentes. 

Los trabajadores, que agradecen la "valentía, determinación y sensibilidad" del Ayuntamiento de San Roque por ponerse "a la cabeza de las administraciones públicas dotando de recursos económicos a los servicios para que pudieran enfrentarse a esta situación extrema en las mejores condiciones posibles", recuerdan que contrató a casi una treintena de trabajadores y el cese de la subvención supondría la finalización del contrato de todos estos empleados, "padres y madres de familia del pueblo de San Roque y de alrededores, que se verían sin trabajo en un tiempo de crisis originado por la situación provocada por el Covid-19".

Los empleados señalan que aunque antes de estas contrataciones se cumplía la ratio de trabajadores, resultaba insuficiente para poder tener una atención de calidad y recuerdan que la pandemia se ha llevado la vida de tres residentes. "Toda la plantilla se unió y le hicimos frente, nadie se fue, nadie renunció al trabajo por miedo… Nos armamos de valor para cada día hacer frente a jornadas eternas de trabajo. En esos momentos no podíamos parar a descansar, nos necesitaban aún más, estuvimos ahí, pero no solo los trabajadores, sentimos desde todas partes el calor del pueblo a través de mensajes de cariño, de agradecimiento por nuestros esfuerzos. No sólo nosotros estuvimos en esta lucha, nuestro Ayuntamiento estuvo, Servicios Sociales estuvo, y nuestro alcalde estuvo. Ahora le rogamos, que continúe en nuestro barco y no se baje, que siga remando, porque todos vamos hacia la misma dirección. Solo pedimos que se mantengan las condiciones hasta ahora, para que los abuelos y abuelas de la residencia de San Roque, el asilo, como se conoce en el pueblo, estén en las mejores manos y con los mejores cuidados", indican los empleados. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios