Día Mundial de la Malaria Turismo y prevención de la malaria

  • En España la malaria se erradicó en 1961, pero el número de casos importados se ha duplicado entre 2010 y 2016 pasando de 351 a 755

Participantes en el encuentro celebrado en el centro de investigación Diseases of Developing World (DDW) de GSK. Participantes en el encuentro celebrado en el centro de investigación Diseases of Developing World (DDW) de GSK.

Participantes en el encuentro celebrado en el centro de investigación Diseases of Developing World (DDW) de GSK. / M.G.

Comenzamos a preparar las vacaciones y cada vez hay más personas que acuden a destinos exóticos, que además de ser paradisíacos, también tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades tropicales, como la malaria. De hecho, si bien en España la enfermedad se erradicó en 1961, el número de casos importados se ha duplicado desde 2010, pasando de 351 a 755 en 2016. Es por ello que, con motivo de un encuentro celebrado en el centro de investigación Diseases of Developing World de GSK, un centro pionero situado en Madrid dedicado a la investigación de enfermedades endémicas en países en desarrollo, varios expertos se han reunido para debatir los avances sobre malaria.

En primer lugar, hay que recordar que la malaria se transmite sobre todo en países con climas tropicales, siendo más común en las zonas rurales que las urbes, y teniendo como principal foco el África Subsahariana. El mecanismo de transmisión es tan sencillo como la picadura de un mosquito, que se contagia de los parásitos al picar a una persona enferma, y lo sigue transmitiendo a personas sanas en sus próximas picaduras.

Es por ello que Rogelio López-Vélez, jefe de la Unidad de referencia nacional para Enfermedades Tropicales del Hospital Universitario Ramón y Cajal, recordaba las medidas claves de protección, ya que “la malaria es una enfermedad que si se diagnostica pronto y se trata bien es simple, pero que si se deja evolucionar durante días puede ser mortal”. En este sentido es importante que las personas que van a viajar se informen sobre si en esa zona hay riesgo de contagio, y de ser así, optar en primer lugar por medidas barrera como mosquiteras impregnadas y repelentes de mosquitos. Es clave cumplir con la medicación de profilaxis, que son pastillas que el viajero deberá llevar consigo. Si aun así, a la vuelta, aparecen síntomas como fiebre, dolor de cabeza, vómitos y diarrea, se debe acudir directamente a un centro de referencia en enfermedades tropicales, donde pueden sospechar más fácilmente de la enfermedad y hacer un diagnóstico rápido.

Asimismo, López-Vélez recordaba que no todos los casos son iguales, y que en ocasiones los síntomas pueden aparecer incluso meses después de haber visitado el lugar de contagio. Igualmente, gran parte de los casos no corresponden a turistas, sino a los llamados “visiting friends”, es decir, extranjeros establecidos en España que acuden de vacaciones a su país de origen y creen estar inmunizados y sin embargo contraen la enfermedad. En lo que respecta a los viajeros de larga duración, como los cooperantes, la recomendación pasa por “llevar encima automedicación de bolsillo, sobre todo si no hay posibilidad de acudir a un especialista en un margen de 48 horas”.

En este encuentro otro de los temas claves eran los nuevos tratamientos para la malaria, en especial la puesta en marcha de una nueva vacuna desarrollada por GSK, que de momento solo se está implementando en un grupo seleccionado de 100.000 niños de Kenia, Ghana y Malawi, donde la enfermedad es especialmente endémica y compleja. Esta vacuna no está pensada de momento para adultos, ni es en sí misma la clave para erradicar por si sola la malaria. Como argumentaba Quique Bassat, coordinador del Programa de Investigación de Malaria del ISGlobal, se trata de una herramienta importante, pero que ha de sumarse a las ya existentes, como es sin duda la mejora de los tratamientos. Así se destacaba la aprobación de la FDA de tafenoquina para la cura radical de la malaria ocasionada por plasmodium virax, que ha sido el primer medicamento novedoso aprobado en los últimos 60 años.

Por último, Agustín Benito, director del Centro Nacional de Medicina Tropical del ISCIII concluía que “erradicar la malaria sigue estando en los objetivos marcados por la OMS”, y que aunque se debe seguir avanzando en la vacuna “hemos avanzado mucho tanto en el diagnóstico rápido, en tratamientos eficaces y en la eliminación del vector”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios