José Luis Salcedo. Gerente vithas granada “La calidad es consecuencia de que hay profesionales con un nivel de excelencia que mejora día a día”

  • Vithas Granada, Hospital y centro de salud, están preparados para cuidar de sus pacientes y desde finales de abril “estamos remontando la actividad garantizando la máxima seguridad”

“La calidad es consecuencia de que hay profesionales con un nivel de excelencia que mejora día a día” “La calidad es consecuencia de que hay profesionales con un nivel de excelencia que mejora día a día”

“La calidad es consecuencia de que hay profesionales con un nivel de excelencia que mejora día a día”

José Luis Salcedo estrenó gerencia en Vithas Granada el pasado 16 de marzo, justo cuando comenzó el estado de alarma provocado por la pandemia del coronavirus. Con una trayectoria profesional muy nutrida y especialmente ligada a la gestión sanitaria, pública y privada, Salcedo ha desempeñado su carrera profesional en gran medida en Granada. Antes de incorporarse a Vithas como gerente del hospital del Grupo en la ciudad nazarí, fue el máximo responsable del Área Sanitaria Sur de Granada.En su trayectoria cuenta con la dirección del Hospital Universitario de Jaén (2016-2019), la dirección de los centros de la Orden de San Juan de Dios en Granada (2011-2016), la dirección de asuntos sanitarios en la compañía GlaxoSmithKline (2009-2011), la dirección de consultoría sanitaria (2007-2009) , la dirección del granadino hospital Universitario Virgen de las Nieves (1998-2004), la subdirección del Hospital Clínico San Cecilio (2004-2007) y la gerencia del hospital San Juan de la Cruz de Úbeda (1991-1997), entre otros

–Llegó a la gerencia de Vithas Granada en plena pandemia ¿Cómo ha vivido estos meses?

–Los he vivido como corresponde a una situación de alarma por el cambio en el patrón de salud, fruto de la pandemia que estamos viviendo, trabajando en la reorganización del hospital para hacerlo mas eficaz, y en la coordinación con los profesionales del grupo Vithas y con la administración pública, poniendo todos nuestros recursos a disposición de los pacientes que lo necesitaran. Desde el comienzo hemos mantenido reuniones de coordinación diarias con la Delegación de Salud y el resto de hospitales, aportando todo lo mejor que teníamos. En general, se ha dado una respuesta sanitaria de muy alta calidad en una situación en la que no sabíamos cuál era el abordaje terapéutico y debíamos buscar evidencias y experiencias poco contrastadas. Ahora estamos ya en un escenario muy diferente, construyendo una nueva atención para todos nuestros pacientes, para que puedan venir al hospital con la máxima tranquilidad.

"En general se ha dado una respuesta sanitaria de muy alta calidad en un situación desconocida"

–¿Qué papel ha jugado la sanidad privada en estos meses?

–Creo que hemos cumplido con nuestro compromiso social poniendo todos los recursos y servicios a disposición de la Consejería de Salud con el objeto de aumentar la oferta asistencial, camas, profesionales, respiradores, etc para asegurar la atención con las medidas de más seguras para profesionales y pacientes. Debíamos mantener la capacidad de atención a pacientes Covid sin desatender el resto de patologías, recordemos que una situación tan alegre y deseada como el nacimiento de un hijo se transformaba en un riesgo. Sin olvidarnos que los riesgos para los pacientes se multiplicaban para los profesionales que los atendían, desde el personal de admisión y recepción de pacientes hasta la limpiadora cuyo papel ha sido especialmente relevante. Para ello ha sido clave establecer un doble circuito, separando el de pacientes Covid o sospechosos de Covid, de los pacientes que acudían por otro tipo de patología. Se han duplicado los dispositivos y procedimientos evitando que posibles casos pudieran contaminar a otros pacientes, como por ejemplo en las áreas de cuidados críticos, posiblemente las más afectadas tanto en centros públicos como privados, suponiendo un gran esfuerzo tanto personal, como de recursos. Afortunadamente hemos superado esas fases, además con contagios en profesionales prácticamente inexistentes. Podemos decir que lo hemos superado con nota.

–¿Algún aspecto más que destacar?

–La coordinación y colaboración bajo la que se ha trabajado. Los profesionales han incorporado su conocimiento para la mejora de la asistencia y, especialmente la generosidad con la que se han enfrentado a esta situación. Igualmente la relación intercentros ha permitido intercambiar criterios para ser mas efectivos. De hecho, hemos tenido algunos pacientes derivados de centros públicos, al igual que nosotros también hemos enviado algunos pacientes nuestros a los hospitales públicos, siempre en función de los criterios de gravedad que tuvieran.

–Y ahora, ¿cómo se encuentra la salud de la sanidad privada?

–Si por salud se entiende nuestra situación a día de hoy, por suerte, no tenemos pacientes con coronavirus ingresados ni en áreas críticas, ni hospitalizados. No obstante, se mantienen activos todos los protocolos de seguridad en ambos circuitos: el de pacientes Covid o con sospecha, y el del resto. Los indicadores de Andalucía son especialmente buenos y, aunque Granada tuvo una curva de incidencia muy importante hemos logrado unos resultados desde luego mucho mejores de los que esperábamos en los primeros momentos. Hoy estamos remontando la actividad garantizando la máxima seguridad, ya que pese a que la prevalencia es baja en este momento, tratamos que cualquier paciente, sea descartado como positivo, ya sea en el caso de una intervención programada, para una consulta, o para una prueba complementaria. Les realizamos una encuesta clínica para saber si tiene algún factor de riesgo y a cada paciente se le realizan las pruebas pertinentes según el caso – PCR o test serológicos–para descartar cualquier factor de riesgo añadido, que pueda agravar o empeorar la situación por la que acude al hospital. En este momento estamos funcionando prácticamente con toda la actividad quirúrgica con estos protocolos. Lógicamente esto hace un poco más compleja la organización, ya que además se suman las medidas de separación, aislamiento y prevención en todos los circuitos del hospital. Así ofrecemos una total garantía para todos nuestros pacientes.

–A finales de abril ustedes ya habían comenzado la actividad ordinaria y según señalan todavía existe un poco de miedo a la vuelta a los hospitales. ¿Qué le diría usted a los enfermos para que estén tranquilos en ese aspecto?

–Pueden venir tanto a nuestro hospital, como al Centro Vithas Salud de Plaza de los Cármenes con toda la tranquilidad. Contamos con magníficos profesionales que no solo conocen cómo manejar la enfermedad del paciente, sino que además son perfectamente conocedores de los aspectos de prevención y seguridad adicionales que necesitamos en este momento. Es una responsabilidad compartida. Todo paciente que tiene un problema de salud no puede pensar solo en el riesgo del Covid, tiene que pensar que su problema de salud tiene que resolverlo. No son pocas las patologías crónicas que necesitan de revisión y consulta, además por supuesto de las agudas que no hay que demorarlas pues son tiempo dependientes. Las personas con patologías crónicas que necesitan de un seguimiento, tanto si tienen que ir a la sanidad pública como a la privada, sin olvidar el autocuidado, puesto que el retraso puede agravarlas. Hay estudios que nos están indicando que podemos tener problemas de salud más graves por no ir a consulta o por no recibir la atención adecuada en el momento necesario. Los pacientes deben acudir con tranquilidad y con la responsabilidad de mantener las medidas básicas de las autoridades sanitarias.

"Los pacientes deben acudir con tranquilidad y con la responsabilidad a los centros médicos"

–Claro, el miedo es otro de los enemigos de esta pandemia...

–Exacto. Tenemos miedo a ir al médico, tenemos miedo a salir a la calle, a ir a un supermercado... es razonable que esto sea así. Pero hay que distinguir entre el miedo paralizante o el miedo responsable. Este último es el que hace que tomemos las medidas de prevención y las medidas de distanciamiento, necesarias. Tenemos que ser responsables, pero no tener miedo.

–Se incorporaba usted a un centro moderno, como es el de Vithas Granada, con certificaciones de calidad como la Joint Comission y ahora Acreditación Avanzada de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA)...

–Sí, es una noticia magnífica

–¿Cómo afronta el reto de dirigir y mantener este nivel?

–Hay que poner las cosas en perspectiva. Este centro es un centro moderno, con una tecnología de primera línea. Esto garantiza la calidad estructural de las instalaciones. Hay otro aspecto de la calidad muy importante que proviene de los procedimientos, es decir, hay métodos de trabajo homologados que se evalúan y se mejoran continuamente. Y el tercer gran elemento, que es el verdaderamente diferencial, el que realmente al final da validez a todo, es el de los profesionales. El hospital moderno es un centro de conocimiento que es aportado por los mejores profesionales a una estructura organizativa que facilita la asistencia más segura y adecuada al paciente. Por ello, un factor de excelencia fundamental para que realmente los usuarios confíen en el centro, es tener claro que la acreditación no es solo un documento, sino que es consecuencia de que hay profesionales con un nivel de excelencia suficiente para estar mejorando día a día. Creo que ese es el valor principal que podemos aportar. Por supuesto, es fantástico contar con sellos de excelencia acreditados de forma externa, tanto en el caso de la Joint Comission International, como para la acreditación de calidad de la ACSA, obtenida esta misma semana.

–¿Cómo están esos profesionales a día de hoy?

–La pandemia nos ha hecho revisar todos nuestra organización. Hace meses, el circuito de un paciente por el hospital no era un problema relevante; hoy en día, sí lo es. La seguridad del paciente y la de los profesionales están ahora en el nivel más alto de preocupación. Y esto quiere decir que estamos continuamente trabajando con grupos de mejora para optimizar los riesgos. Esta es una preocupación que entre otras cosas también valoran estos organismos certificadores. Esta es la nueva frontera, cirugías seguras, hospitalización segura y por supuesto con unos resultados que estén en el estándar de lo esperable. Si no hay resultados buenos, todo lo demás no tiene sentido.

–¿Es muy complicado llegar a esa nueva frontera?

–Esto se hace con buenos profesionales que sean generosos en su planteamiento, que se coordinen y que, lógicamente, están planificando el futuro. Y el conocimiento y la capacidad profesional es lo que diferencia a un hospital, de cualquier otro tipo de organizaciones. El conocimiento científico, la experiencia profesional, la buena formación de los profesionales deben ser los elementos de éxito principales. Y se debe añadir una condición humana que el profesional sanitario tiene por vocación sabiendo adaptar todo el sistema a la necesidad del paciente y a su expectativa. Cada paciente viene aquí con una demanda de salud, a veces es un problema objetivo, a veces no es tan claro. En estos momentos vienen muchos pacientes porque su patología entienden ellos que puede ser susceptible de una infección por Covid-19 o tienen ese temor; la mayor parte, afortunadamente, no lo tiene. Pero ese temor es un factor importante que condiciona su entorno: no va a estar en contacto con sus hijos o con cualquier amigo, y eso que puede que sea una patología leve. Tenemos que atender al paciente que tiene, además, una situación emocional grave. Entonces, ese aproximarnos a la demanda concreta de cada paciente, también es un aspecto clave que tenemos que manejar diariamente.

"Hemos aprendido a que tenemos que anticiparnos"

–¿Qué han aprendido de esta situación que estamos viviendo y que no ha terminado?

–Lo que hemos aprendido es que tenemos que anticiparnos. Estamos trabajando ya en la planificación de todo el año, e incluso viendo qué condiciones debemos de tener para el caso de producirse otro repunte, para estar en condiciones y hacer todos los cambios necesarios de una forma inmediata. Hemos tenido que cambiar de criterio a la hora de aprovisionar los sistemas de protección. Hemos aprendido a atender a los pacientes cuando los equipos de protección suponían una dificultad de aproximación al mismo. Hemos desarrollado planes de apoyo a pacientes y familias. Estamos especialmente obsesionados con la limpieza. Esta pandemia ha hecho que le demos una vuelta a la organización global del centro, que reforcemos las urgencias, las unidades de intensivos, la incorporación de test nuevos en los laboratorios... en definitiva ha supuesto un cambio cuantitativo y cualitativo.

"La Covid-19 le ha dado una vuelta a la organización global del centro, un giro cuantitativo y cualitativo"

–Algún consejo como profesional sanitario para la población....

–Hay que insistir en los aspectos más básicos. Distanciamiento social y elementos protección individual. Las mascarillas para la población general son elementos preventivos sólidos que podemos tener en este momento. La higiene de manos es una obsesión histórica de los hospitales, y se demuestra fundamental para la prevención del Covid-19. Pero es importante no olvidar que hay otras patologías que están ahí, y hay que seguir cuidándose en todos los sentidos. No sea que nos obsesionamos con una –el coronavirus– y nos olvidemos de otros riesgos. Importante como siempre la vida saludable en términos de alimentación y ejercicio. Y recordar que en Vithas estamos preparados para cuidar a nuestros pacientes con todas las garantías posibles.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios