investigación y desarrollo

Mejoras en el manejo de la coinfección hepatitis C y VIH

  • Especialistas del Hospital de Valme, en Sevilla, participan en el Workshop Co-infection 2018

Grupo Investigador de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario de Valme. Grupo Investigador de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario de Valme.

Grupo Investigador de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario de Valme. / m. g.

El Grupo Investigador de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario de Valme, en Sevilla ha particpoado en el máximo foro científico que internacionalmente se organiza en torno a la co-infección por el VIH y la Hepatitis C, el Workshop Co-Infection 2018. La labor del doctor Juan Antonio Pineda ha sido históricamente relevante en este campo con el desarrollo de proyectos de investigación. Concretamente el equipo presentará ocho trabajos centrados en el avance diagnóstico y el manejo clínico de la infección combinada por VIH y Hepatitis C.

Los investigadores Nicolás Merchante y Juan Macías aportan estudios que suponen modificaciones en la práctica clínica internacional. Por un lado, realizan una puesta al día de la técnica diagnóstica Fibroscan, que permite evaluar la fibrosis hepática, demostrando su eficacia antes y después del tratamiento para Hepatitis C. Mediante esta prueba no invasiva, el clínico diagnostica cirrosis, predice complicaciones y evita pruebas agresivas como la biopsia o la gastroscopia. Además, tras el tratamiento, ayuda a predecir la evolución de la enfermedad. Impulsado su uso desde Valme, se utiliza en la mayoría de los países desarrollados como técnica estándar.

En otra de sus cmunicaciones aborda el programa de cribado con ecografía cada seis meses para pacientes coinfectados al objeto de detectar la evolución de cirrosis a cáncer hepático.

Merchante plantea una nueva modalidad de cribado más eficaz, dado que la actual sólo es eficaz en pacientes del área de digestivo con problemas hepáticos pero no infectados de VIH. En los infectados por VIH la mortalidad es mayor porque el cribado que se usa en los monoinfectados no es suficiente en cuanto a intervalo de tiempo y propone acortarlo. Su otro trabajo aborda aborda los cambios en la rigidez hepática tras el tratamiento de la hepatitis C en pacientes coinfectados. A través del Fibroscan constata la satisfactoria evolución de un tercio de los pacientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios