Salud y Bienestar

Mutilaciones con petardos y atragantamientos, los clásicos de las Urgencias

Acceso a las Urgencias del Hospital Virgen del Rocío. Acceso a las Urgencias  del Hospital Virgen  del Rocío.

Acceso a las Urgencias del Hospital Virgen del Rocío. / Juan Carlos Muñoz

Lesiones en los dedos al explotar petardos, atragantamientos y cortes con cuchillos jamoneros son algunos de los clásicos en las urgencias de los centros sanitarios durante la Navidad. En esta época del año las visitas de pacientes habituales caen; en cambio, aumentan entre un 1-2% las consultas en Emergencias por el frío. En total, algo menos de un 5% de las visitas computadas durante este periodo está vinculado a excesos navideños: atracones y aumento del consumo de alcohol y estupefacientes.

El mayor movimiento de población provoca un aumento de problemas que acaban en el médico. "La mayoría de las visitas se concentra en horario de tarde, noche y madrugada", explica el doctor Claudio Bueno, jefe de Urgencias del Hospital Virgen del Rocío. 

Claudio Bueno, jefe de Urgencias del Hospital Virgen del Rocío. Claudio Bueno, jefe de Urgencias del Hospital Virgen del Rocío.

Claudio Bueno, jefe de Urgencias del Hospital Virgen del Rocío. / M.G.

"Pacientes con afecciones cardíacas o diabetes deben prestar especial atención a su salud en estas fechas porque, a causa de ingestas abusivas, descompensan sus niveles", advierte Bueno.

"Las comidas excesivas afectan al riesgo cardiovascular de los pacientes inestables". Según Álvaro Alcaide, médico de Atención Primaria en el Distrito Sanitario Sevilla Norte-Aljarafe, "durante la digestión, toda la sangre se concentra en el estómago, por lo que comer de más reiteradamente sobrecarga el aparato digestivo desequilibrando el organismo del paciente". El consumo de alcohol tampoco ayuda, porque "actúa enlenteciendo el proceso y deshidratando" el organismo. 

Los síntomas más comunes son dolor abdominal, vómitos y diarreas, los casos más graves derivan en pancreatitis o hernias biliares, por ejemplo. También son frecuentes las intolerancias alimentarias, sobre todo al marisco o a los frutos secos, en pacientes que desconocían su patología y en otros con diagnóstico previo, quienes deberían tener especial cuidado y advertir al cocinero antes de pedir su plato.

Los atragantamientos con uvas o trozos de carne también son típicos en estos días, así como las espinas de pescado clavadas en l aboca o en el esófago.

El aumento de accidentes de tráfico de escasa gravedad aumentan como consecuencia del consumo de alcohol. El hecho de que personas que normalmente no consumen bebidas alcohólicas celebren bebiéndolas en estas fechas llega a duplicar los incidentes registrados, sobre todo en Nochevieja. Si normalmente se dan unos dos o tres casos cada jornada, en este periodo pueden llegar a ser seis y sus consecuencias suelen ser menores: traumatismos leves, caídas, pequeños golpes o accidentes domésticos. Los más comunes son los cortes con cuchillos jamoneros o los incidentes con petardos, como amputaciones de dedos y otras heridas provocadas por detonaciones sin control. 

Los ingresos de jóvenes con disminución de conciencia por ingesta etílica también se incrementan. Los comas existen, pero son menos frecuentes. El doctor Bueno aconseja que, ante situaciones "de pérdida de conciencia por alcohol, se vigile al afectado, se llame a emergencias y se lo mantenga despierto. Si está inconsciente, habría que colocarlo de lado mientras se espera la llegada del personal sanitario, para evitar que se vomite encima y sus vías respiratorias absorban el vómito complicando seriamente la situación", precisa.

¿Cómo evitar acabar en urgencias en Navidad?

El jefe de Urgencias del Virgen del Rocío recomienda "aplicar la sensatez" a la hora de comer y beber en estas fechas porque no hay que acabar con todo en un día". Por su parte,el doctor Alcaide apela a la "responsabilidad", sobre todo en lo referente al consumo de alcohol. "Hay que cuidar la salud individual y la de nuestros conciudadanos, beber puede tener consecuencias nefastas para nosotros mismos, que está mal, pero dañar a otros por nuestra irresponsabilidad es aún peor. Debemos ser respetuosos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios