Salud

Apostar en el cuidado psicosocial

El cuerpo es una máquina casi perfecta hasta que algo falla y enferma. El adulto aquejado sufre pero tiene la herramienta de la madurez y la racionalidad para enfrentar la vulnerabilidad a la que somete una afección. El niño, inocencia, vividor de un presente absoluto, desconoce.

Si el menor ha nacido con una enfermedad grave lidia desde su corta infancia con agujas, batas blancas y medicamentos con un sabor, según ellos, de espanto. Sin embargo, esta dramática realidad contrasta con el espíritu de la candidez, los niños pueden estar o no acompañados por la sombra de la muerte pero juegan. Cada vez que pueden toman su juguete preferido y vociferan con su mejor amigo la canción de moda porque son, antes que nada, niños.

Por ello, cuando los pacientes son menores, la atención que reciben en un hospital tiene que contemplar no sólo los cuidados físicos, sino también los cuidados psicosociales necesarios que garanticen el bienestar efectivo del niño y de la familia en el contexto hospitalario. Este libro se ha planteado, a partir del reconocimiento de que las dimensiones de calidad de la atención hospitalaria en España tienen que incorporar, tal y como las recomendaciones internacionales especifican, un especial cuidado con los procesos psicosociales que conlleva la enfermedad de los niños y su tratamiento hospitalario. El enorme avance de las tecnologías médicas y el desarrollo de la atención sanitaria en España no siempre se corresponden con un nivel equivalente de humanización en los hospitales. Con esta obra se trata de contribuir al avance de estos necesarios procesos en dos aspectos especialmente importantes, como son la humanización de los espacios físicos de atención pediátrica, y la mejora de los sistemas de ocupación del tiempo de hospitalización de los niños y adolescentes.

Tratando desde la dimensión psicoafectiva se apuesta por que el niño llegue a convertirse en un adulto sano, con un recuerdo infantil de agujas menos traumatizado.

Ana María Ullan y Manuel Hernandez. Editorial Eneida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios