Provincia

Un tren de alta velocidad cubre desde hoy la ruta Cádiz-Madrid

  • El Alvia S130 jubila al Altaria y recorre el itinerario en cuatro horas y media a una velocidad máxima de 250 km/h · El nuevo vehículo rivaliza en tiempo de viaje con los que se ocupan del servicio AVE

Un tren de alta velocidad recorre esta mañana, por primera vez, la ruta que une Madrid y Cádiz. Conforme avance por los 601 kilómetros del trayecto, el nuevo Alvia Serie 130 escenificará un paso relevante hacia la modernidad del sistema ferroviario y también hacia la mejora de la red de comunicaciones de la provincia. La seña de identidad del nuevo tren es, sin duda, su versatilidad: puede circular tanto por las vías de ancho internacional UIC (Madrid y Sevilla) como por los tramos de ancho ibérico (el tramo Sevilla-Cádiz), puede trabajar tanto en corriente continua como alterna, y es un vehículo autopropulsado, que no precisa locomotoras adicionales.

Conocido por los aficionados al ferrocarril como minipato, el Alvia conectará desde hoy Cádiz con la capital en cuatro horas y media, y permitirá un ahorro medio de tiempo de 35 minutos con respecto al empleado por el ahora jubilado Altaria. Dos factores explican la menor duración del viaje: primero, la mayor velocidad del S130; y segundo, el hecho de que el tren ya no tenga que detenerse en Majarabique (Sevilla) para cambiar de locomotora.

Los trenes Altaria estaban limitados a una velocidad de 200 kilómetros por hora en la vía de ancho internacional (UIC) y a 160, en los tramos de ancho ibérico. El Alvia pasa a desarrollar una velocidad de 250 kilómetros por hora en la vía UIC, y de 220 kilómetros en los tramos convencionales, límites siempre sujetos a las condiciones del trazado ferroviario.

El S130 forma parte de la flota de trenes de alta velocidad de Renfe. Es lo que técnicamente se considera como un tren indeformable, una sola pieza de la cabeza a la cola con una tractora en ambos extremos, y reúne las condiciones para circular a más de 200 km/h. Aunque no está incluido dentro del servicio denominado comercialmente AVE, el nuevo tren puede exprimir las condiciones de velocidad del ancho ibérico y del internacional, e incluso rivalizar en tiempo de viaje con sus históricos compañeros.

Un ejemplo: el AVE S100 que cubre el trayecto entre Madrid y Sevilla, tarda dos horas y 35 minutos con paradas en Ciudad Real, Puertollano y Córdoba. El Alvia S130 completa desde hoy ese viaje, con las mismas paradas, en dos horas y 45 minutos, sólo diez minutos más a cuenta del cambio de vía en Majarabique, antes de llegar a la estación de Santa Justa. ¿Por qué el tren AVE no obtiene ventaja de su mayor velocidad máxima? Simplemente, porque la vía ferroviaria entre Sevilla y la capital no da para más.

El S130 ahorrará otro puñado de minutos a los viajeros con respecto a los Talgo 7 de Altaria gracias a su rápida adaptación a los diferentes anchos de vía. "El tren no tendrá que detenerse en Majarabique para desenganchar la locomotora y sustituirla por otra como ocurría con la composición de Altaria. Ahora entrará en el cambiador de ancho a un máximo de 18 kilómetros por hora para luego seguir su trayecto", detalla el experto en temas ferroviarios Miguel Ángel Matute, que valora el incremento de la competitividad del servicio aportada por el Alvia.

El S130 es una evolución de la composición de Altaria. Los ingenieros de Renfe han sustituido la locomotora 252 por las dos cabezas tractoras, han modificado el sistema de frenado, han presurizado los coches para garantizar la comodidad de los pasajeros a altas velocidades, y han vuelto a equipar el interior, que incluye novedades como enchufes en cada uno de los asientos.

Los Alvia son la apuesta de futuro de Renfe para los trayectos que, como la ruta Cádiz-Madrid, combinan ancho UIC y convencional. El experto Miguel Ángel Matute subraya que, teniendo en cuenta las condiciones del trayecto, el Alvia S130 "es el mejor material que hay en el país".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios