DÍA DEL DONANTE DE SANGRE

300 regalos de vida del mayor donante de Cádiz

  • El puertorrealeño José María Repiso, policía local, recibió el pasado año un reconocimiento como 'Gran Donante de España'

José María Repiso posa sonriente ante la cámara mientras realiza una donación más en el Centro de Transfusión, Tejidos y Células. José María Repiso posa sonriente ante la cámara mientras realiza una donación más en el Centro de Transfusión, Tejidos y Células.

José María Repiso posa sonriente ante la cámara mientras realiza una donación más en el Centro de Transfusión, Tejidos y Células. / julio gonzález

Cada 14 de junio se celebra el Día del Donante de Sangre, con el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) quiere rendir homenaje a todas las personas donantes y concienciar de la necesidad de hacer donaciones regulares. Una celebración que en la tarde de ayer se vivió con especial atención en el punto fijo de donación del Hospital Puerta del Mar, en el Centro de Transfusión, Tejidos y Células (antiguo Centro de Transfusión Sanguínea) de Cádiz. Allí, el puertorrealeño José María Repiso Otero realizó su donación número 300. Todo un hito que lo convierte, sin lugar a dudas, en el mayor donante de la provincia de Cádiz y uno de los mayores de España, según profesionales del centro.

Con los brazos llenos de cicatrices y con algún que otro callo, Repiso, policía local en Puerto Real, acudía a su cita para cumplir su objetivo, del mismo modo que viene haciéndolo desde hace 36 años. Fue en febrero de 1982 cuando realizó su primera donación. Por aquel entonces era trabajador de Dragados y se organizó una colecta en el centro de trabajo a la que se apuntó. Tenía 19 años recién cumplidos y no se imaginaba que acabaría convirtiéndose, años después, en 'Gran Donante de España', reconocimiento que recibió el pasado año.

"Esa primera vez me enganchó pese a que fue un tanto traumática: la única vez que tuve que ser atendido porque se me bajó un poco la tensión, ya que estando en el botiquín donando llegó una urgencia de un accidente laboral muy complicado: un operario que se había seccionado la cara con una radial", recuerda Repiso.

Desde entonces apenas ha faltado. Actualmente, cumpliendo con la normativa, puede donar sangre cuatro veces al año (las mujeres pueden hacerlo tres veces). Sin embargo, hasta el año 1993 lo hacía cada dos meses. Conserva un cuadrante con todas sus donaciones en diferentes centros, fijos o móviles, de distintos lugares de la provincia. "Con la donación de esta tarde han sido 116 donaciones de sangre de 450 centímetros cúbicos cada una de ellas", afirma.

A esas donaciones se les suman las de aféresis (plasma o plaquetas) que empezó a realizar en el año 2002. "De aféresis han sido 184 donaciones, de 600 centímetros cúbicos cada una", apunta Repiso. Así, en total, el policía local de Puerto Real ha donado algo más de 160 litros. "Es el mayor donante de la provincia de Cádiz, no hay nadie que haya alcanzado esa cifra, aunque sí existen dos donantes en Jerez y en Cádiz que sobrepasan las 200", confirman los profesionales del Centro de Transfusión.

La donación de sangre es un acto solidario, aunque José María Repiso reconoce que en su caso hay un cierto "egoísmo". "Yo lo hago porque me gusta ayudar a la gente, porque me siento bien conmigo mismo cada vez que salgo de donar, sobre todo si son plaquetas", explica.

Los pacientes que sufren de cáncer o leucemia, los que han recibido un trasplante o quienes tienen trastornos sanguíneos, se benefician de los productos provenientes de la aféresis. "Cuando suena mi teléfono y me piden desde el centro que vaya a donar plaquetas porque es necesario para un paciente en concreto, para mí es una gran satisfacción, aunque no sepa quién es esa persona por la protección de datos", señala Repiso.

El compromiso del donante es tal, que su mujer, Meli Bonilla, se refiere a él como "un freaky de las donaciones". "Se pone a consultar los puntos de donación de la provincia y hemos ido a donar hasta Jédula o El Torno. Desde luego no le pesa", detalla la mujer, que también es ya una de las donantes habituales, porque Repiso ha logrado "enganchar" a toda su familia. "¡Como para no engancharnos!", dice Meli Bonilla con una sonrisa, mientras recuerda que la primera cita con él fue, precisamente, en una donación de sangre. "Era la primera vez que íbamos a quedar. Me llamó y me preguntó si tenía que hacer algo al día siguiente y yo le dije que no. Imagina mi sorpresa cuando me recogió y me llevó al Centro de Transfusión para donar sangre. Esa fue también mi primera donación", relata.

José María Repiso dice estar concienciado porque es sabedor de que hay situaciones, como puede ser un trasplante, en la que se necesitan hasta 70 bolsas de sangre y los recursos son limitados.

Y aunque solo tiene palabras de elogio para los profesionales de los distintos puntos de donación, a los que dice considerar "amigos", también es crítico con la "falta de promoción a la donación" que realiza el Servicio Andaluz de Salud. "Creo que la administración no apuesta lo suficiente, que no se hacen campañas para que la gente tome consciencia de la importancia de la donación. Esto es algo que llevo denunciando muchos años en distintos foros", asevera Repiso. Y apunta que hace algunos años ya publicó una carta al director en este periódico reclamando lo mismo. "Por ejemplo, me parece totalmente erróneo que durante las tardes de verano se cierre el punto de donación fijo del hospital Puerta del Mar. Aunque bajen las donaciones, las que entren son bienvenidas y muy necesarias".

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios