Elecciones generales El PSOE de Cádiz incluye a Marlaska en una lista que no convence a Ferraz

  • Ruiz Boix baja al tercer puesto pero los 'pedristas' impugnan muchas asambleas locales

Manuel Jiménez Barrios e Irene García, presidiendo ayer el comité provincial del PSOE en Medina Sidonia. Manuel Jiménez Barrios e Irene García, presidiendo ayer el comité provincial del PSOE en Medina Sidonia.

Manuel Jiménez Barrios e Irene García, presidiendo ayer el comité provincial del PSOE en Medina Sidonia. / Manuel Aragón Pina

Comentarios 9

El proceso para configurar las candidaturas del PSOE de Cádiz a las elecciones generales del 28 de abril vivió ayer un capítulo importante que, sin embargo, casi todo el socialismo gaditano da por hecho que no será el último. De momento el comité provincial aprobó ayer sus propuestas de listas electorales, terminó aceptando a regañadientes que en el número uno al Congreso figurara el actual ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, pero estas candidaturas no parecen dejar satisfechos ni al pedrismo ni a la dirección federal, que es muy probable que acometa cambios la próxima semana.

Este contrapunto fue expuesto ayer por María Jesús Castro, única dirigente del PSOE de Cádiz que es miembro de la ejecutiva federal de Pedro Sánchez. A la misma hora que el comité provincial aprobaba en Medina Sidonia estas candidaturas, la secretaria del área de Mayores de la ejecutiva federal anunciaba desde Madrid que la mitad de las votaciones habidas esta semana en las asambleas socialistas de la provincia han sido impugnadas por el sector pedrista.

Castro, que siempre defendió la inclusión de Marlaska al ser “el ministro mejor valorado”, afirma que al plantear los nombres de los posibles candidatos a figurar en las listas electorales, la ejecutiva provincial “había pervertido el espíritu de las listas abiertas que fue aprobado en el último congreso federal”. En concreto, asegura que en algunas asambleas estos nombres no figuraban por orden alfabético y que, además, estaban separados por sectores del partido (susanistas, pedristas o pizarristas). “Si las listas del PSOE de Cádiz vienen argumentadas así, no puedo asegurar que la dirección federal vaya a dejarlas intactas”, reflexionaba María Jesús Castro antes de asegurar que lo que tendría que haber hecho la ejecutiva provincial era “contar los votos de las asambleas una vez que las impugnaciones quedaran resueltas”.

Este jarro de agua fría proveniente de Ferraz llegaba cuando el comité provincial socialista aprobaba sus candidaturas al Congreso y al Senado. Ese visto bueno se daba por amplia mayoría en un foro socialista bastante despoblado. Porque al comité de ayer se acreditaron 153 militantes, votaron a favor 147, se abstuvieron siete y el total de miembros del comité provincial son 330. Con estos datos, las lecturas dispares entre los susanistas y sus críticos fueron inmediatas. Así, los primeros se vanagloriaban de haber logrado un 96% de apoyo, mientras que desde el otro sector se aseguraba que estas candidaturas sólo consiguieron el apoyo del 44% del total de los miembros del comité.

La jornada de ayer arrancó con la noticia de que la ejecutiva provincial del PSOE rectificaba al ceder al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la cabeza de la candidatura al Congreso por Cádiz, como exigía Ferraz.

Desde el equipo que dirige Irene García se insistía en que la cesión de este puesto de privilegio a Marlaska era una muestra de “generosidad” por parte los socialistas gaditanos, ya que el magistrado, que no tiene vinculación alguna con la provincia de Cádiz, obtuvo menos de 500 votos en todas las asambleas locales celebradas en la provincia mientras que, por ejemplo, el principal candidato propuesto por el susanismo, Juan Carlos Ruiz Boix, logró más de 1.200 apoyos.

De esta manera, el comité provincial del PSOE aprobó una propuesta de candidatura que incluye en sus cuatro primeros puestos al Congreso al ministro Grande-Marlaska en el número uno, a la jerezana y diputada nacional desde 2015 Miriam Alconchel en el número dos, a Juan Carlos Ruiz Boix, alcalde de San Roque, vicesecretario provincial del partido y vicepresidente de la Diputación, en el número tres, y a Saray Soria, concejal de Arcos, en el cuatro puesto.

Por su parte, las tres plazas de la lista al Senado quedan reservadas, por este orden, para Francisco González Cabaña (senador desde finales de 2015 y el más votado en lasa asambleas locales, la algecireña Isabel Beneroso y el isleño Fernando López Gil.

No obstante, esta propuesta de candidaturas aún puede ser modificada por la dirección federal a lo largo de la próxima semana, ya que el equipo que lidera Pedro Sánchez tiene total potestad para variar a su antojo las listas electorales para unas generales.

Por ejemplo, Ferraz aún puede incluir en la lista al Congreso a la chiclanera Cándida Verdier y en la del Senado a la isleña María Jesús Castro. Estas opciones, sin embargo, no han sido tenidas en cuenta por la ejecutiva provincial que argumenta que ningún representante del pedrismo ha alcanzado los 400 votos en el cómputo de las asambleas locales. El susanismo, incluso, saca pecho al asegurar que ha ganado en las votaciones celebradas en 50 de las 54 agrupaciones socialistas de la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios