Provincia

La provincia hace recuento de los cuantiosos destrozos tras el temporal

Aún queda agua por caer pero lo peor parece que ya ha pasado. Con la tormenta Emma camino al fin de las islas británicas, la provincia de Cádiz aprovechó la jornada de ayer para lamerse las heridas, para empezar a limpiar toda la porquería que ha traído el Atlántico y para hacer recuento de los daños ocasionados tras dos días de temporal. Y esa tarea se multiplicó en los municipios costeros donde el fuerte viento y las grandes mareas devoraron entre el jueves y el viernes gran parte del litoral. Y todo ello en una jornada con fuertes precipitaciones que conllevaron nuevas inundaciones, que se suspendieran las clases en ocho ciudades -las siete de la comarca del Campo de Gibraltar además de Vejer- y que se desbordaran varios ríos y arroyos, aunque en ningún caso hubo que lamentar daños personales.

En la Bahía de Cádiz la peor parte se la ha llevado El Puerto, aunque San Fernando no se ha quedado lejos. En el municipio portuense la jornada de ayer se elevaba el número de los daños registrados en las zonas de playas, sobre todo en la Costa Oeste. También se registraban diversos accidentes de circulación, algunos de ellos en el centro de la ciudad, a causa, sobre todo, del viento.

Por la mañana el acceso a la playa de La Calita amanecía desprendido y la playa de Fuentebravía era quizás la más perjudicada por el fuerte oleaje. Pasadas las tres de la tarde, con la pleamar, se vivían momentos de tensión al coincidir la marea alta con una intensa lluvia, llegando el río Guadalete a presentar una altura llamativa, aunque no llegó a desbordarse.

En Barbate han desaparecido todas las pasarelas de acceso que estaban instaladas desde Zahara de los Atunes hasta Los Caños de Meca. Una de las zonas más afectadas ha sido el paseo marítimo de Barbate donde las olas han llegado a los aparcamientos y hasta dos y tres calles anteriores, inundando locales, garajes y patios y originando un socavón que ha dejado al aire una conducción de agua soterrada. Además, el río Cachón se desbordó en Zahara y el río Barbate hizo lo propio inundando la carretera hacia la pedanía zahareña.

En Conil, el embate del mar se ha llevado gran cantidad de arena de La Fontanilla, Los Bateles y la Fuente del Gallo, donde han desaparecido la mayoría de las pasarelas y algunos equipamiento ya instalados como las duchas, que con ayuda de unos camiones grúas han podido ser rescatadas. También se han visto dañadas conducciones de agua y de corriente eléctrica, además del puente que atraviesa el río Salado a la altura de la playa de Los Bateles.

Y en Vejer la peor parte se la ha llevado la playa de El Palmar, donde la arena ha desaparecido por completo en zonas como La Torre, dejando las piedras al exterior.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios