Provincia

La provincia de Cádiz pierde un diputado y se queda con ocho

  • El reparto de escaños para la próxima legislatura, sustentado en la población, concede un representante más en el Congreso a Madrid en detrimento del territorio gaditano

La provincia de Cádiz perderá un diputado en el Congreso a partir de la próxima legislatura y se quedará con ocho representantes, en lugar de los nueve con que ha venido contando de manera ininterrumpida desde las elecciones generales de 1986. El reparto provisional de escaños por provincia, que se hará oficial a principios de la próxima semana y que está sustentado en criterios de población, concede un diputado más a Madrid, que gana precisamente el que pierde el territorio gaditano.

Este reparto de escaños viene regulado en el Capítulo del III del Título II de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General. En el mismo se refleja que el Congreso contará con 350 diputados, que cada provincia tendrá como mínimo dos representantes, excepto las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla que sólo tendrán uno cada una de ellas, y fija igualmente el reparto de los 248 diputados restantes.

Este procedimiento se marca por el criterio de población y por el último padrón oficial, que en este caso es el que está datado el 1 de enero de 2010. La población total de España se divide entre los 248 diputados restantes y posteriormente el padrón de cada provincia se divide entre el cociente resultante de la operación inicial. Los números enteros de cada división aportan los diputados sobrantes a las provincias respectivas, un proceso que continúa posteriormente con los decimales más altos.

De cara a la próxima legislatura, este reparto daba un diputado más a la comunidad uniprovincial de Madrid, mientras que el último escaño en juego se lo diputaban Jaén y Cádiz. Finalmente, y por un margen muy estrecho de apenas 15 milésimas en la operación matemática antes referida, la provincia damnificada ha terminado siendo la gaditana, que pierde un diputado y se queda con ocho mientras que Jaén mantiene los seis que ya tenía. Es decir, que Cádiz pierde un diputado porque pese a que su población de derecho ha seguido creciendo en los últimos cuatro años, lo ha hecho a un ritmo inferior a las siete provincias que tienen más habitantes empadronados.

Este será el único baile de diputados de cara a la próxima legislatura. En las generales de 2008 las provincias de Alicante, Murcia, Almería y Toledo ganaron un diputado en detrimento de La Coruña, Vizcaya, Córdoba y Soria.

La confirmación de que Cádiz se queda con ocho diputados no será oficial hasta principios de la próxima semana, cuando el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, convoque las elecciones generales para el 20 de noviembre y esa convocatoria sea publicada el día después en el BOE. Pese a no ser oficial, la noticia de la pérdida de este diputado fue confirmada ayer en los pasillos del Congreso tanto por el PP como por el PSOE. Sin embargo, el comité provincial del Partido Socialista optó ayer por aprobar su candidatura al Congreso con nueve representantes.

La provincia de Cádiz ya contaba con ocho diputados en las tres primeras elecciones generales de la democracia, celebradas en 1977, 1979 y 1982, y aumentó a nueve su representación a partir de las de 1986. La próxima legislatura, Madrid y Barcelona, con 36 y 31 diputados respectivamente, serán las provincias más representadas en el Congreso.

Este reparto no afecta al Senado, donde Cádiz seguirá contando con cuatro representantes. Habitualmente, el partido que gana las elecciones en la provincia obtiene tres escaños en la Cámara Alta, mientras que el segundo partido más votado se queda con el último representante. La excepción se produjo en 1979, cuando PSOE y UCD se repartieron estos cuatro escaños por lo apretado de aquel escrutinio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios