Sanidad

Un problema que se incrementa en verano

  • La falta de pediatras es una constante todo el año, pero la situación se agrava en esta época en la que aumenta la población y los médicos cogen sus necesarias vacaciones

Una pediatra atendiendo a una niña en un centro de salud. Una pediatra atendiendo a una niña en un centro de salud.

Una pediatra atendiendo a una niña en un centro de salud. / E.P.

Faltan pediatras, y no solo en verano. La escasez de estos especialistas es un problema que existe durante todo el año. De hecho, en algunos centros de salud de la provincia, lo habitual es que la población infantil sea atendida por médicos de Familia porque no cuentan con pediatras. La situación se agrava durante el periodo estival, cuando los profesionales cogen sus necesarias vacaciones y no hay otros que puedan sustituirles, lo que provoca una sobrecarga de trabajo para los que se quedan.

"El déficit de pediatras es estructural y prácticamente generalizado en toda Andalucía, pero en las zonas donde aumenta la población en verano, se incrementa el problema", reconoce el presidente del Colegio de Médicos de Cádiz, Juan Antonio Repetto López, quien resalta que es algo que también ocurre en la Medicina de Familia y en otras especialidades "pero es más agudo y más llamativo en el caso de la Pediatría".

En el hospital de Cádiz sólo se ha contratado a un pediatra para cubrir las vacaciones

Según el presidente del Colegio de Médicos de Cádiz, las causas de esta situación "son múltiples". Una de ellas es "que salen pocas plazas MIR y hay pocas unidades asistenciales que estén acreditadas para la formación MIR". En este sentido, explica que las plazas MIR de cada especialidad se crean en función de las unidades que hay acreditadas para formar a los médicos residentes, por lo que "el déficit importante está en el número de unidades acreditadas para la formación".

Asegura que este problema "también tiene varias causas". Entre ellas, destaca el hecho de que para acreditar a una unidad se necesitan médicos tutores que se encarguen de la formación de los MIR, "pero no hay médicos que quieran hacerse cargo de eso, porque es una labor que tienen que realizar en su tiempo libre, que se suma a su trabajo diario, en el que suelen estar sobrecargados; y más en verano, cuando tienen que asumir el cupo de los compañeros", expresa Repetto. Así, sostiene que "si esto no se soluciona, evidentemente seguiremos teniendo déficit tanto de médicos de Familia como de pediatras y otros especialistas, pero el caso de los pediatras es más llamativo".

Otra cuestión que influye en la escasez de pediatras, según el presidente del Colegio de Médicos de Cádiz, es "la falta de motivación". Señala que muchos de estos especialistas prefieren realizar su labor asistencial en hospitales, más que en centros de salud. Los motivos: "En los hospitales tienen más tiempo para atender a los pacientes, se trabaja en equipo, pueden integrarse en equipos de investigación, tienen acceso a la docencia y a una formación continua. Es decir, tienen un ambiente profesional totalmente distinto al de la Atención Primaria. Por eso, tiene que ser muy vocacional para que un pediatra acepte trabajar en un centro de salud, donde atiende a muchísimos pacientes todos los días, no tiene tiempo para estudiar, no puede integrarse en equipos de investigación y apenas tiene comunicación con el resto de sus compañeros".

Juan Antonio Repetto manifiesta que la solución a esta falta de pediatras "pasaría por múltiples cauces". En primer lugar, "habría que acreditar más unidades de docencia de Pediatría, lo que implicaría facilitar a los tutores más tiempo, mejor sueldo y un reconocimiento a nivel de su carrera profesional para incentivarlos a que hagan docencia. Esto llevaría a acreditar más unidades de docencia y sacar más plazas MIR".

En este punto, quiere dejar claro que el problema de la falta de pediatras y otros especialistas no se solucionaría aumentando el número de médicos que se gradúan en las facultades. "Todos los años salen muchos médicos con su título, pero no pueden acceder a una plaza MIR y por tanto, no pueden ejercer en la medicina pública. Entonces, el embudo o el tapón está en la formación especializada, por lo que la solución pasa por crear más plazas MIR y más unidades acreditadas", insiste.

Otra solución que apunta el presidente del Colegio de Médicos es "hacer atractivo el puesto de trabajo", con medidas como "contrato y sueldo dignos, aumentar el tiempo para atender a los pacientes, tener acceso a la formación y a proyectos de investigación; es decir, que puedan ejercer su profesión con dignidad y tranquilidad. Eso haría fidelizar a muchos médicos que, al acabar aquí su formación, se van a otras comunidades autónomas u otros países".

Señala que tanto los pediatras de Atención Primaria como los médicos de Familia desearían que existiera una relación más fluida con el hospital de referencia porque muchos se sienten aislados en su centro de salud, en el sentido de participar en sesiones clínicas, en la docencia, en los proyectos de investigación que se realizan en los hospitales, es decir, en la actividad de los servicios de los hospitales. En su opinión, esto también haría más atractivo el puesto de trabajo de esos facultativos.

Juan Antonio Repetto considera que para llevar a cabo todas estas medidas, hace falta "una financiación adecuada, porque la financiación de la sanidad en Andalucía está muy por debajo de la media por habitante del resto de España, y no digamos del resto de Europa". Así, resume: "En la base de todo está la infrafinanciación del sistema sanitario andaluz. Eso es lo primero que habría que solucionar y a partir de ahí, desarrollar con imaginación muchos aspectos que se puedan mejorar".

A pesar de que la mayoría de pediatras prefiere trabajar en los hospitales, en estos centros también hay problemas en verano para cubrir todos los puestos de trabajo. En concreto, en el Hospital Puerta del Mar este verano sólo se ha podido contratar a un pediatra para los meses de julio, agosto y septiembre, para sustituir a siete u ocho especialistas que se van de vacaciones cada uno de esos meses, según indica el delegado del Sindicato Médico de Cádiz en este centro. Detalla que este déficit de pediatras en verano se palía disminuyendo la actividad asistencial, como, por ejemplo, cerrando consultas.

Destaca que los pediatras que se quedan trabajando cada mes en el hospital gaditano tienen que incrementar el número de guardias para cubrir los turnos de los que se van de vacaciones, así, pasan de hacer una media de cuatro a seis guardias al mes (dependiendo de la sección) a siete u ocho guardias al mes en verano.

Cabe señalar que la Unidad de Pediatría del hospital gaditano engloba Urgencias Pediátricas, UCI Pediátrica, Neonatología, la planta de hospitalización y las consultas externas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios