Sueltas de Toros en la Sierra

Un herido en el Toro del Aleluya en Arcos

  • El hombre fue trasladado hasta el hospital de Jerez. La suelta de la víspera del Sábado Santo dejó otro corredor herido, que se recupera en Villamartín

Toro del Aleluya en Arcos Toro del Aleluya en Arcos

Toro del Aleluya en Arcos / Fotos: Ramón Aguilar

Comentarios 11

El Toro del Aleluya en Arcos ha dejado durante la jornada de este domingo un herido por asta, que tuvo que ser trasladado hasta el hospital de Jerez, donde se le ha prestado asistencia sanitaria. El hombre, vecino de Benamahoma, sufrió un pinchazo a la altura del glúteo y una contusión en la cabeza como consecuencia del golpe contra el asfalto, durante la suelta del primer astado, a las doce de la mañana, que ha supuesto su traslado al hospital de Jerez.

Por lo demás, la jornada que cada año cierra la Semana Santa en Arcos ha trascurrido con normalidad y con las tradicionales caídas de aficionados durante la suelta de los astados. A esto hay que sumar, otro herido en esta población de la Sierra durante la víspera de esta fiesta, es decir durante el Sábado Santo, que esta año se estrenó con la suelta de otro toro a petición de la Peña Taurina del Toro del Aleluya, que cuenta con el apoyo del Consistorio y  la Subdelegación del Gobierno en Cádiz, que dio el visto bueno. Así, otro vecino de Arcos resultó herido el sábado por la tarde en una pierna y fue trasladado hasta el hospital de Villamartín, donde se le prestó asistencia y no se teme por su vida.

El Domingo de Resurrección en las calles de Arcos arrancó con la suelta del primero de los toros, a las doce de la mañana, de nombre ‘Mantón’, un morlaco de 540 kilos, de la ganadería Montes de Oca, que salió desde el cajón situado en la calle Gomeles. Una hora más tarde era devuelto a su sitio. El segundo astado, conocido como ‘Lobezno’, de 500 kilos, salió de su cajón a las tres de la tarde, en la calle Corredera, dando menor juego que el primero, según los testigos. Este último toro no deparó ningún herido, a excepción de las típicas caídas sobre el suelo de corredores.

Al respecto, el Ayuntamiento de Arcos volvió a coordinar un dispositivo, compuesto por un centenar de personas para garantizar  la protección de los toros y  la seguridad de corredores y público en general. A la largo de la tarde, decenas de personas celebran la fiesta del Toro del Aleluya en los establecimientos del centro de la localidad.

En Benamahoma, la fiesta arrancó a las doce de la mañana con la primera suelta de un toro, de nombre ‘Uraulo’, de la ganadería de Isabel Sánchez de Alva y Merencio, que estuvo en la calle una hora. Tras esta primera salida, se celebró la suelta de una vaca durante media hora.  A las siete de la tarde, las calles se llenaron de gente para celebrar la salida del segundo morlaco, de la misma ganadería y de nombre ‘Salvadoreño’, que tampoco dejó ninguna incidencia. El Ayuntamiento destacó la normalidad y la ausencia de incidentes en el Toro de Cuerda, que llenó Benamahoma de visitantes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios