Enfoque de domingo | Falta de médicos Salud, mentiras y realidad

  • La escasez de médicos es un grave problema, las autoridades dicen que no hay profesionales para contratar, y estos lo desmienten. La realidad es que la profesión sufre un deterioro laboral y salarial que perjudica a todos

Los médicos analizan su profesión. Los médicos analizan su profesión.

Los médicos analizan su profesión.

"Cuando la crisis, decían que no había dinero para contratar, y ahora dicen que no hay médicos", argumenta Fernando Ramírez, médico de familia, portavoz en Cádiz de la plataforma Basta Ya  de profesionales de la Atención Primaria, cuando se le pregunta por el déficit de facultativos en el sistema público, que las cifras, y muchos en el sector, consideran alarmante y creciente. ¿Y cuál de las dos razones es mentira? "Yo tiendo a pensar que las dos", afirma.

Pueden ser estas dos o más las mentiras; lo único indudable es que hay una realidad, aunque con muchas aristas: el sistema público andaluz de salud tiene un hueco más que grande en cuanto a personal. Las cifras son difíciles de verificar, por cuanto los reivindicativos hablan de unas y las autoridades niegan la magnitud del problema o simplemente no facilitan los números.

Desde el colectivo Marea Blanca de Cádiz se señala que en Atención Primaria de la provincia se puede estimar, a pesar de la "importante opacidad digital en la Consejería de Salud", que hay un vacío "de un 20-30%" en el personal necesario, que llega o sobrepasar el 50% en los meses de verano y vacaciones. Por su parte, Luis Miguel Torres, jefe del servicio de Anestesia del Hospital Puerta del Mar, se atreve a calcular que entre los especialistas del centro, la merma alcanza al menos al 15%.

Los periódicos de este grupo recogían hace pocas fechas que Andalucía se encuentra a la cola de España, aunque no en último lugar, en número de profesionales de Medicina Familiar y Pediatría (la especialidad tal vez más castigada por esta situación), con una tasa de 0,7 facultativos por 1.000 habitantes, por debajo de la media nacional. Según el Informe Anual del Sistema Nacional de Salud del año pasado, el número total era de 4.805 médicos de familia y 1.126 pediatras.

Sostiene Fernando Ramírez, portavoz de Basta Ya, que desde luego es mentira que no haya facultativos para contratar. Y apoya su afirmación con cifras, publicadas en un informe del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos. El documento sobre Demografía Médica en 2018 revela cómo ha crecido el número de profesionales, hasta el punto de que si en 2005 el número de médicos colegiados por cada 100.000 habitantes fue de 455, en 2017 había subido hasta los 545. Es decir, de una tasa del 0,4% a otra del 2,1%: un porcentaje que se ha multiplicado por cinco.

El informe resalta además otro dato significativo que pone de relieve que el universo de médicos no está en peligro: entre los años 2001 y 2015 el número de egresados de las facultades de Medicina en España aumentó un 48%, de los 4.095 a los 6.053, según datos de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos). La Organización Médica Colegial (OMC) completa estas cifras con una estimación que eleva hasta los 7.000 los egresados en 2017.

De hecho, España es el segundo país del mundo con más facultades de Medicina por número de habitantes. De 28 facultades, hemos pasado a 46 en la actualidad.Según estos datos, parece que la carrera médica no ha perdido atractivo. No obstante, Luis Miguel Torres, opina lo contrario. Para él, el problema de la escasez de médicos no se ciñe a Andalucía ni a España, sino que es una preocupación "mundial". "La gente no quiere ser médico –opina– porque es una profesión compleja y de mucha responsabilidad, que además está perdiendo capacidad salarial".

Torres señala además otros obstáculos a que haya más médicos contratables: que la carrera de Medicina tiene la nota más alta de selectividad, que la formación es muy larga y compleja (entre 9 y 12 años según la especialidad, con paso por un examen muy difícil como el MIR) y una pérdida de prestigio causada por la presión asistencial y la falta de apoyo de las autoridades. Si a eso se le añade "el creciente número de agresiones por pacientes", el panorama no es para animar a nadie.Torres clama por un "cambio drástico del sistema" y cree que la solución pasa por "más salario y más medios". "No hay más médicos porque se van fuera, donde pueden ganar el doble por ejemplo si es en el País Vasco, o el triple si es Alemania", señala apuntando a otro de los aspectos más destacados del problema: la fuga de profesionales.

Denuncian también los profesionales que los salarios de los médicos en Andalucía "son de risa". Eso dicen, pero de qué otra forma se puede calificar que todo un jefe de servicio de un hospital de referencia como el Puerta del Mar, gane un sueldo de poco más de 3.000 euros brutos al mes, sin contar guardias. "Eso para un profesional que es capaz de operarte de la cabeza o del corazón a las dos de la madrugada, y al que le pagan 17 euros a por la hora de guardia", afirma Torres.

Lo cierto es que la OMC se ha preocupado de comparar las retribuciones de los médicos de Atención Primaria en los 18 servicios de salud autonómicos españoles. Y ahí sí que Andalucía está a la cola de verdad, sobre todo al inicio de su carrera, cuando es interino o sustituto pero ya tiene 30 años de edad, al menos, y ha necesitado hacer un bachillerato con nota extraordinaria, realizar una selectividad excelente, seis años de estudios universitarios, preparar durante otro año y superar el examen MIR, y realizar además una especialidad con una duración de 4 o 5 años más.

Con estas credenciales, un médico de familia andaluz inicia su andadura en el sistema ganando, sin guardias, un salario bruto de 33.804 euros (y un neto de 25.651), los últimos de España. Si se compara con los 56.183 y 39.666, respectivamente, de Murcia, no son de extrañar los casos que cuenta el portavoz de Basta Ya: el de algunos compañeros de profesión de la provincia de Almería que todos los días se desplazan a trabajar a Murcia. Por unos pocos kilómetros de coche, miles y miles de euros de diferencia salarial.

Aunque las diferencias se van recortando según se avanza en los años de experiencia,  los médicos españoles, en general, son los peor pagados de Europa. Compréndase entonces con qué buenos ojos ven los andaluces el desplazarse fuera de España, a pesar de que "la mayoría prefiere trabajar en su país" como, con lógica resalta Fernando Ramírez. Como una pequeña muestra, los salarios iniciales en Alemania están entre los 60.000 y los 80.000 euros al año; en Reino Unido, las retribuciones van de los 90.000 a los 140.000; en Noruega, de 50.000 a 85.000... Ni soñar con la cifra entre 147.000 y 170.000 dólares de EE UU.

Ya se ha hablado del precio de una hora de guardia en Andalucía. La cifra exacta por un día laborable es de 16,86 euros la hora, de nuevo la más barata de España e incomparable, no ya con los 27,63 de Murcia, sino con los de comunidades más afines por nivel económico, como pueden ser Extremadura (22,18), Castilla La Mancha (27,15) o Canarias (19,85).

Por todo ello, y teniendo en cuenta las subidas de impuestos directos durante todo ese período, el mismo informe sobre retribuciones de la OMC señala que, entre 2009 y 2018, los médicos andaluces de Primaria han perdido entre un 19.5% y un 21,6% de poder adquisitivo.

La Marea Blanca apunta claramente a lo que llama "el origen del problema" del déficit de médicos en la sanidad andaluza: "Pese a que la Administración anterior siempre negó que hubiera realizado recortes en la sanidad, que calificaba de ‘joya de la corona’, lo cierto es que los recortes se demuestran en los Presupuestos sanitarios, que llegaron a los 9.879 millones de euros en 2010, y a partir de ahí empezaron a bajar. En los últimos tiempos se han recuperado algo, pero en 2018 se quedaron en 9.802, es decir, todavía por debajo de aquella cifra nueve años después y tras años de reducción, y de inflación. Es decir, una pérdida real en el gasto de 5.600 millones. Ahí está el origen del problema, en el menor gasto sanitario".

La Marea alude también a otro tipo de desigualdades entre comunidades autónomas: la sobrecarga de trabajo que lleva aparejada la escasez de personal. Recurre como siempre a un ejemplo: "Mientras que la media habitual de pacientes en una consulta de Atención Primaria en el País Vasco es de 25, en Andalucía sobrepasan los 50. La consecuencia es que los centros de salud están dando pasos para atrás y se han convertido en ambulatorios es decir, no hay tiempo nada más que para pasar consultas, ni para trabajar en equipo, ni para coordinación con otros niveles asistenciales, ni para hacer programas de salud ni en salud comunitaria".

Casi como un resumen, el presidente del Colegio de Médicos de Cádiz, Juan Antonio Repetto afirma que el vacío de profesionales se debe a distintos factores como "el déficit de plazas MIR debido a que no se convocan todas las plazas acreditadas ni se dotan presupuestariamente". Señala también a las retribuciones "comparativamente más bajas en Andalucía en relación a otras comunidades y entre estas y otros países, donde la labor del médico está mejor valorada;las condiciones de contratación con prolongada intestabilidad y precariedad crónica; a esto hay que unir que nuestros médicos ejercen diariamente entre falta de medios y recursos, cupos excesivos, saturación...".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios