Reparto de escaños por provincias El padrón vuelve a dejar en el aire el noveno diputado de Cádiz

  • La provincia salvaría por los pelos ese último escaño en el Congreso si se convocaran las elecciones generales para este mismo año

  • El reparto de escaños para la Diputación seguirá igual si la Junta Electoral mantiene el mismo criterio de 2015

El hemiciclo del Congreso de los Diputados, en una imagen del año pasado. El hemiciclo del Congreso de los Diputados, en una imagen del año pasado.

El hemiciclo del Congreso de los Diputados, en una imagen del año pasado. / EFE/Javier Lizón

Comentarios 1

La provincia de Cádiz mantendrá sus nueve diputados en el Congreso si este año se celebraran unas nuevas elecciones generales, pero tiene muchas opciones de perder uno de esos representantes y quedarse solamente con ocho si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se mantiene en sus trece y agota la actual legislatura hasta junio del 2020.

Esta lectura se extrae de la última revisión del padrón publicada el pasado lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Y es que el último padrón oficial es el que marca las pautas del reparto de los 350 escaños que hay en el Congreso de los Diputados.

La Ley Electoral fija que cada una de las 50 provincias tendrá siempre dos diputados nacionales, mientras que las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla contarán cada una con un representante. El reparto de los 280 escaños restantes se produce a través de unas operaciones matemáticas sustentadas con el último padrón oficial. Y en este caso el último de esos escaños en liza sería para la provincia de Cádiz, que evitaría por apenas cinco centésimas de punto que Valencia le arrebatara ese representante.

De esa manera, y si se convocan para este año unas nuevas elecciones generales, todas las provincias españolas mantendrían el mismo número de diputados que ya eligieron en los comicios estatales de junio de 2016, aunque con dos alteraciones. Así, las provincias de Madrid y Barcelona ganarían un diputado (tendrían 37 y 32, respectivamente) en detrimento de Asturias y León, que se quedarían con siete y con cuatro, respectivamente.

La provincia de Cádiz ya perdió el noveno diputado en las elecciones generales de 2011, quedándose fuera del Congreso el entonces cabeza de lista de IU, Manuel Cárdenas. Ese noveno diputado fue recuperado para los comicios de 2015 y 2016. Y en esa última contienda electoral el definitivo escaño que estaba en juego fue en el escrutinio para el número tres de la lista del PSOE, Juan Carlos Campo.

El último padrón oficial permite igualmente distribuir las actas de los 31 escaños que formarán el pleno de la Diputación de Cádiz para el nuevo mandato corporativo que se abrirá tras las elecciones municipales del próximo 26 de mayo. En este caso la Corporación provincial vivirá la misma controversia que se produjo en las elecciones municipales de 2015. Y es que si la Junta Electoral Provincial mantiene este año la misma pauta que entonces, el reparto de escaños entre los nueve partidos judiciales de la provincia sería idéntico. Pero si la Junta Electoral opta por los criterios usados en las elecciones municipales anteriores a las de 2015, el partido judicial de Sanlúcar le arrebataría un representante al de Chiclana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios