Provincia

Ricardi confía en que el Tribunal Supremo "haga hoy justicia"

  • El portuense encarcelado 13 años por una violación que no cometió tiene una nueva razón para luchar por su rehabilitación: espera un hijo de su actual novia

A Rafael Ricardi, el portuense que ha estado cerca de 13 años en la cárcel por una violación que no cometió y que sigue teniendo que ir cada 15 días a firmar, por estar considerado aún como un preso en tercer grado, la decisión que hoy debe tomar el Tribunal Supremo sobre la revisión de su condena le va a pillar en la carretera, buscándose la vida.

Porque Ricardi, que a duras penas llega a fin de mes con los 421 euros que percibe del paro carcelario, se ha visto obligado a buscarse un 'sobresueldo' extra para conseguir ahorrar dinero para sacar adelante a su familia y a la que viene en camino. Porque el portuense tiene desde hace poco una nueva razón para luchar por la rehabilitación de su nombre: espera un hijo de su actual compañera, Tamara, una mujer de Rota a la que conoció poco después de su excarcelación, y que está embarazada de cuatro meses. Otro vástago que se sumará a los dos hijos que ya tenía, Macarena y Ángel, y a otra algo mayor, en realidad hija de su primera mujer pero a la que considera como propia.

Ricardi habló ayer por la tarde con este diario por teléfono desde Sanlúcar. Se encontraba a bordo de un coche con un amigo y socio con el que va recorriendo los pueblos de la provincia trabajando como afiladores.

Hoy, harán lo propio por la zona de la Janda. Y mientras esté trabajando, confía en recibir la noticia que lleva esperando desde hace tanto tiempo, que por fin se hace justicia con él. Y eso es lo que espera hoy Ricardi que haga el Supremo, "que haga justicia y me den ya lo que es mío", declarándolo inocente de modo oficial.

Para hoy, 7 de julio, se ha señalado para deliberación y fallo el recurso de revisión de su condena, según la providencia hecha llegar a su abogaba, Antonia Alba. Una deliberación que se produce muy poco después de que el fiscal del alto Tribunal se haya declarado partidario de la revisión en un informe que no ha sido elevado a la Sala hasta que no se ha producido el procesamiento de los dos jerezanos a los que la Policía señaló en abril del pasado año como únicos autores de la violación erróneamente atribuida al portuense, la salvaje agresión sexual que sufrió una chica en El Puerto en agosto de 1995, el pasado mes de mayo de este año.

Con Ricardi, la maquinaria judicial sigue marchando con demasiada lentitud. Fue el 25 de julio de 2008 cuando el portuense pudo salir de la cárcel, tras requerir dos semanas atrás la fiscal jefe de Cádiz su excarcelación urgente después de recibir unos nuevos informes de Toxicología que determinaban que en los restos de la agresión sexual por la que fue condenado Ricardi sólo había ADN de los dos jerezanos. Aunque ya en el año 2000 otro informe había descartado que fuera de Ricardi el ADN que se la había atribuido, sin que nadie, la Sección Quinta de la Audiencia que lo juzgó, Fiscalía y abogado defensor de oficio, promoviese entonces la revisión de su caso.

Y otra paradoja más: aunque el Supremo hoy lo declare inocente , lo más probable es que Ricardi deba acudir mañana, día 8, a firmar de nuevo a Cádiz, al no llegar a tiempo la notificación oficial.

Así ocurrió con el auto del Supremo que admitió la presentación de su recurso: fechado en noviembre de 2008, no se lo notificaron hasta enero de este año.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios