Provincia

La Policía interviene 1.500 kilos de cocaína y detiene a tres personas

  • El velero, que era controlado desde que salió del puerto murciano de Cartagena con destino a Sudamérica, fue abordado por agentes del GEO y llegó ayer a la Estación Naval de Puntales

La Policía Nacional ofreció ayer más detalles sobre la operación Canelas, que ha finalizado con la interceptación en aguas cercanas a las islas Azores de un velero cargado con 1.500 kilos de cocaína y la detención de tres varones, dos de ellos de nacionalidad croata y otro español. El barco arribó ayer a la Estación Naval de Puntales de Cádiz, donde también se encontraba el navío de la Armada Española 'Atalaya', que colaboró en el dispositivo en el que policías del Grupo de Operaciones Especiales (GEO) abordaron al navío y detuvieron a sus tres tripulantes.

Esta nueva captura se suma a otras que se han venido sucediendo en los últimos tiempos gracias al trabajo conjunto que están llevando a cabo cuerpos policiales de España, Francia, Italia y Portugal, además de EEUU y del Reino Unido, con el que se pretende controlar el tráfico de este tipo de narco veleros en la zona denominada Mediterráneo Oriental.

En el velero también se encontró una escopeta recortada, 5.000 euros y teléfonos vía satélite

Esta colaboración permitió conocer que el velero de nombre Wall Street, de bandera holandesa, y que entró el pasado 4 de marzo en el puerto de Cartagena (Murcia) con problemas eléctricos, podría estar siendo utilizado para el transporte de sustancias estupefacientes.

Dos de los tripulantes que en aquellos momentos ocupaban la nave contaban con diferentes antecedentes judiciales por tráfico de drogas, algo que no hacía más que confirmar la información sobre la que ya trabajaba la Policía.

El 3 de abril el barco abandonó Cartagena para dirigirse a Motril, localidad en la que atracó al día siguiente. Sólo un día más tarde el velero zarpó de nuevo para navegar, en esta ocasión hasta Marbella, donde permaneció hasta el 14 de abril, cuando inició su periplo hasta las islas Canarias, atracando en el puerto de Las Palmas el 20 de abril para hacer reparaciones. Fue el día 27 de ese mes cuando el velero abandonó el puerto español para poner rumbo noreste.

Gracias a la colaboración de la agencia norteamericana DEA se pudo conocer que el Wall Street se dirigió hasta Guayana, donde incluso se introdujo en el interior del delta que forma el río Esquivio-Demerara en su desembocadura.

Hay que destacar que las diferentes unidades dedicadas a combatir el tráfico ilícito de cocaína apuntan a esa zona como habitual en los trasvases de esta droga desde las embarcaciones de los cárteles sudamericanos a las fletadas desde Europa para hacerla llegar al continente.

Una vez rumbo a España, y como consecuencia del dispositivo desplegado en un área próxima a las Azores por la Policía Judiciaria de Lisboa con la colaboración del Cuerpo Nacional de Policía para la Prevención y Represión del tráfico marítimo de cocaína, se le localizó el pasado 25 de junio navegando hacia las costas de la península Ibérica.

Esta zona es habitualmente utilizada por las grandes organizaciones criminales para el trasvase de la droga a lanchas rápidas o a otras no relacionadas con Sudamérica.

Con las pertinentes autorizaciones, desde el patrullero de la Armada Atalaya un equipo del GEO procedió al abordaje a las seis de la mañana del 25 de junio, hallándose en el velero unos 1.500 kilogramos y tres tripulantes, concretamente los identificados en el puerto de Cartagena a principios del mes de marzo. Según fuentes policiales, los detenidos, para los que la titular del juzgado de instrucción número 4 de Vigo que instruye el caso ha decretado prisión sin fianza, no opusieron resistencia al verse sorprendidos por los agentes.

Igualmente, el pasado 27 de junio el mismo dispositivo marítimo luso-español consiguió abordar un segundo velero, que también transportaba alrededor de 1.500 kilos de cocaína y era tripulado por tres extranjeros. Otro barco, con 1.800 kilos de esta misma sustancia, fue apresado hace unos días y llevado hasta Canarias.

Los detenidos en el Wall Street son R.P.H., de 52 años, nacido en EEUU pero de nacionalidad española; V.C., de nacionalidad croata, de 41 años; y K.A., también croata, y de 33 años.

En el barco, además de la cocaína, almacenada en fardos por todas las estancias, se ha encontrado una escopeta recortada de calibre 12 con 10 cartuchos, 5.000 euros en metálico y equipos informáticos para las comunicaciones vía satélite, así como documentación variada.

Según explicó el comisario jefe de la brigada de estupefacientes de la Policía Nacional, Antonio Martínez Duarte, "los fardos no estaban ocultos. Prácticamente estaban repartidos por todas las instalaciones del barco; estaban a la vista".

La Policía no precisó si el velero pretendía desembarcar la droga en un lugar concreto, pero sí detalló que la idea de este tipo de organizaciones es dejar la mercancía en un punto y en menos de 24 horas la droga se ha repartido por toda Europa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios