Navantia

Un astillero francés pide a Navantia Puerto Real que construya partes de un crucero

  • El dique Chantier de l'Atlantique ha visitado la factoría puertorrealeña y se negocia el proyecto técnico y económico

  • Supondría la entrada de Navantia en la construcción de cruceros por primera vez

  • El comité afirma que "no podemos dejar escapar esta oportunidad"

Comentarios 1

El astillero francés Chantiers de l'Atlantique ha solicitado a Navantia Puerto Real la construcción de varias partes de uno de los cruceros que se encuentra construyendo. Incluso, una delegación del astillero puertorrealeño ha viajado hasta Francia para continuar con la negociación que supondría un hecho histórico: la entrada del astillero público en el sector de la construcción de cruceros. Esto, junto con el buen rumbo del astillero de Cádiz capital en la reparación de este tipo de buques, colocaría a Navantia en una posición única dentro de la construcción civil.

En la actualidad, la negociación continúa pero no podrá extenderse demasiado ya que la decisión final debe adoptarse a final de este mes de noviembre para iniciar los trabajos en 2019.

Este astillero tiene entre sus grandes hitos la construcción del Queen Mary 2 y, ahora se encuentra inmerso en la construcción de otro gigante, el Celebrity Edge.

Esta petición, según el presidente del comité de empresa del astillero de Puerto Real, Antonio Noria, puede suponer dar solución al problema de este dique, su indefinición dentro de la situación actual de la compañía. Históricamente vinculado a la construcción civil, el hecho de que esta misma semana se confirmara por parte de la SEPI y de Navantia que este tipo de obras se reducirá a la energía eólica offshore, cayó como un jarro de agua fría entre los representantes sindicales.

Con este ofrecimiento, el comité está dispuesto a apoyar cualquier negociación. Noria ha explicado que la carga de trabajo planteada por el astillero francés consistiría en la fabricación de lo que se conoce como zapatilla del barco (la parte inferior junto al casco), así como parte de la sala de máquinas. El buque tendrá 160 metros de eslora. Esto, en su opinión, daría empleo a más de mil trabajadores. “Esto es más importante que el petrolero y este astillero está más que preparado para asumir esa obra”, dice Noria.

El representante sindical manifiesta que el astillero francés tiene en la actualidad nueve cruceros en cartera a la espera de poder ser construidos. “Tienen tanto trabajo que necesitan llegar a acuerdos con otros astilleros, y han venido aquí para que se les haga parte del trabajo”, asegura.

Por eso, añade que “claramente nos inclinamos por que ese trabajo hay que cogerlo; no podríamos entender bajo ningún concepto que no se hiciera. Primero porque este astillero es capaz de hacerlo y segundo porque es buen pacto con los franceses, que tienen más cruceros y si somos capaces de hacerlo nos encargarán más e irán subiendo; entraremos en un mercado completamente nuevo que no hemos hecho nunca. Aprenderemos y habrá que exigir que seamos capaces de contratar un crucero entero”.

Esta obra, además, solucionaría otro de los problemas del astillero de Puerto Real: la falta de faena para el próximo año. Una vez que finalice el último petrolero, previsto para mayo, no quedará ningún empleado de industria auxiliar. Si se acepta este encargo, habría que iniciarlo en 2019, de manera que, como afirma Noria, entre eso, el petrolero que queda y esperemos que los dos barcos para Defensa estén terminados los proyectos, tendremos un futuro más claro”.

Esta situación, en opinión del presidente del comité, “demuestra que hay construcción civil, ahí está Francia que con todo lo que tiene viene a pedir que le ayudemos. Fincantieri, en Italia, también está cargado”. Por eso, pide a los técnicos de Puerto Real encargados de analizar la obra “que sean valientes y tiren hacia adelante, sin miedo. Estamos aquí para colaborar en este tema”.

E, igualmente, lo pide a la dirección de la compañía en Madrid. “Tienen que dar el paso para que ese trabajo se haga en Puerto Real. Es lo más importante que nos ha llegado”. “Si decimos que no, va a saber todo el sector que lo estamos rechazando. A los directivos, con todos los problemas que pueda haber y todos los interrogantes que puedan tener, hay que decirles que tiren hacia adelante, que no podemos perder esta oportunidad. Vamos a presionar, pero también en la misma medida vamos a ayudar y colaborar para que este trabajo se coja”, añade.

Ahora se está estudiando técnica y económicamente el proyecto pero, para Noria, “hay que hacer todos los esfuerzos para que venga este trabajo. Puerto Real no se puede permitir el lujo de decir que no a ningún tipo de faena, y más si vienen desde Francia a ofrecerla”.

Esta situación, además, puede llevar a hacer realidad una vieja pretensión del astillero puertorrealeño: la creación de un consorcio europeo de astilleros dedicados a construcción civil, que pueda hacer competencia al sudeste asiático y otros países emergentes.

Por otra parte, Antonio Noria ha vuelto a referirse a la situación de carga de trabajo en Puerto Real. Explica que “hay quien puede querer, desde la dirección de Navantia, convertirnos en un taller y aquí no podemos vivir de hacer bloques a otro astillero, eso lo hacen los talleres. La capacidad técnica, humana y geográfica de este astillero no es para que lo conviertan en un taller. A la parte eólica no decimos que no, puede que venga algo pronto, pero siempre será un buen complemento, como diversificación”.

Por último, ayer se conocía el resultado de la negociación del convenio colectivo celebrada estos días en Madrid. Según la comisión negociadora, las posiciones entre sindicatos y empresa siguen estando “muy alejadas”, hasta el punto de asegurar que la propuesta de Navantia “es de duros recortes para los intereses y derechos de los trabajadores; es inútil intentar llegar a acuerdos de artículos del convenio único mientras no se acerquen propuestas de recuperación de poder adquisitivo, complemento vitalicio, asimilaciones, entradas de jóvenes y salidas anticipadas”.

Sin embargo, esta comisión ha afirmado que sigue dispuesta a negociar y, por ello, han quedado emplazados a volver a sentarse con la empresa los próximos días 14 y 15 en Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios