Provincia

El Marco revisa a la baja la previsión de vendimia, que mantiene el retraso

  • La ola de calor acelera la maduración de la uva, lejos aún del grado mínimo exigido

  • El sector duda que la campaña se inicie antes del 20 de agosto y apunta a un aumento de cosecha del 10%

Aclareo de uva verde en la viña de Bodegas Luis Pérez para la selección de los racimos más maduros. Aclareo de uva verde en la viña de Bodegas Luis Pérez para la selección de los racimos más maduros.

Aclareo de uva verde en la viña de Bodegas Luis Pérez para la selección de los racimos más maduros.

La ola de calor y el viento de levante acelera el desarrollo y la maduración de la uva. Pero todo está muy retrasado en el campo tras una primavera atípica, marcada por temperaturas frescas y la humedad. El año pasado por estas fechas, el viñedo del Marco se preparaba para el inicio de la vendimia tras completarse la recolección de otras variedades de uva blanca distintas a la palomino, caso de la chardonnay o la gwürztraminer, empleadas en la elaboración de vinos de la Tierra de Cádiz.

En la presente campaña, las previsiones más optimistas apuntan al 20 de agosto como posible fecha del inicio de la vendimia del jerez en los pagos del interior más avanzados, pero también hay quien piensa que difícilmente se pueda comenzar antes del día 25, entre otros motivos, porque el estado de la uva es muy dispar, incluso dentro de las mismas parcelas.

En líneas generales, en las 7.000 hectáreas de viñedo que abarca en la actualidad la Denominación de Origen del jerez y la manzanilla de Sanlúcar la palomino ronda de media los 7,5 grados baumé -alcohol potencial por la concentración de azúcares-, lejos aún de los 10,5 grados de mínima que exige el reglamento para el inicio de la corta de la uva.

Los operadores del sector revisan a la baja sus estimaciones iniciales de producción, que se alejan del cosechón con un incremento del 20% al que apuntaba el avance de campaña de la Consejería de Agricultura publicado a finales de julio, para acercarse al aumento del 10% previsto por el Consejo Regulador y que se traduciría en una cosecha final de unos 82,5 millones de kilos frente a los 75 millones recolectados en 2017.

Los viñistas independientes de Asevi-Asaja son más austeros en su previsión, que según su presidente, Francisco Guerrero, será algo superior a la de la campaña pasada, pero sin llegar al 10% de aumento. La organización agraria Coag-Cádiz, que hace una semana apuntaba a un incremento de hasta el 25%, se inclina más ahora por el 20% y con tendencia a la baja.

Pero todo puede cambiar de una semana para otra, indica el secretario provincial de Coag, Miguel Pérez, quien se hace eco de la incertidumbre que existe ahora mismo en el Marco , en el se vigila de cerca la evolución de la uva, que tras un año caro y de mucho tratamiento, respira con la llegada del calor y el levante, el mejor remedio, y el más económico, para poner freno a las enfermedades.

Los granos en los que la botrytis haya dado paso a la podredumbre gris no tienen solución, pero las altas temperaturas de los últimos días evitan su propagación, como la de los hongos del oidio y el mildiu. Claro que la producción se resiente de una semana de intenso calor, y más acompañada de levante, que deshidrata la uva, pero esto se puede recuperar si en adelante acompaña el tiempo y alternan los vientos frescos y cálidos.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios