Provincia

Guiño a los nuevos valores del Marco

  • La inauguración pasa desapercibida para la mayoría de los asistentes

  • El vino y los nuevos blancos acaparan la atención en el arranque del Salón

Pasadas las 10.30 de la mañana, muy pasadas, la alcaldesa de Jerez Mamen Sánchez subió al escenario habilitado en el Patio de Armas del Alcázar junto al delegado territorial de Agricultura, José Manuel Miranda, y el diputado provincial Jaime Armario para proceder a la inauguración oficial de Vinoble. El acto en sí no tiene más misterio. Cada uno suelta su perorata, en la que destacan la labor que desempeñan las instituciones públicas a las que representan en pro de Vinoble, en esta ocasión ante muy poco público, pues los más madrugadores en llegar ayer al recinto, salvo autoridades, periodistas y poco más, prefirieron dedicarse en cuerpo y alma a los vinos, que para algo son los protagonistas.

Digamos que la inauguración oficial es una tradición heredada que no molesta, y al menos la regidora jerezana tuvo la deferencia de invitar a subir al escenario al presidente del Consejo Regulador del jerez, Beltrán Domecq, para entre ambos dar el pistoletazo de salida al Salón: "Declaro abierta la décima edición de Vinoble".

Por orden de intervención, el primero en hablar fue el diputado provincial, quien se encargó de recordar el apoyo de la institución provincial al vino a través de dos líneas de trabajo: la externalización de los productos agroalimentarios en colaboración con las Cámaras de Comercio y la presencia en ferias nacionales e internacionales para su promoción y difusión.

Dentro de Vinoble, la aportación de la Diputación de Cádiz se plasma en las armonías o showcookings para las que, según detalló Armario, cuentan con algunos de los principales referentes de la gastronomía de la provincia, caso de Javier Muñoz, también conocido como el 'chef del Sherry', que abrió ayer el ciclo en el patio del Molino en compañía de los vinos de la bodega Luis Pérez.

Jerez tiene los mejore vinos, vinos con una arraigada vocación exportadora, vino a decir el delegado de Agricultura en su turno de intervención, en el que significó que no hay mejor escenario que el Alcázar para dar cabida a un evento que sirve de escaparate a "la tradición y sabiduría del campo, los viticultores y las bodegas del Marco".

Como quiera que el vino es uno de los sectores estratégicos de Andalucía y que "aporta su granito de arena para que Andalucía sea líder en exportaciones agroalimentarias", la Junta, indicó Miranda, no puede menos que apostar de forma "decidida" por este Salón, apoyo que se traduce tanto en su presencia en los jardines de San Fernando con un stand en el que se realizan presentaciones o maridajes de vinos andaluces -Jerez y Manzanilla, Montilla-Moriles, Condado de Huelva y Málaga- con productos sobresalientes de la tierra -quesos, jamones, aceites...-, como en el patrocinio de las catas del Arenal que se desarrollan en paralelo a Vinoble para acercar la feria a los ciudadanos. La Junta también asumió los costes de la presentación previa del Salón en la embajada de España en Londres.

Al margen del repaso a la aportación de la Junta, el delegado de Agricultura hizo un guiño a las nuevas elaboraciones que rescatan viejas tradiciones y están muy pegadas al terruño, vinos que llegan de la mano, fundamentalmente, de jóvenes enólogos que, sin chirriar, están en boca de todos y la prueba está en el lleno absoluto del stand de 'Territorio Albariza', por el que merece la pena darse una vuelta para conocer los que se está cociendo en el Marco.

A esos jóvenes llenos de vitalidad y "con muchas ganas de hacer cosas", Miranda dejó entrever que la Junta no escatimará esfuerzos para cambiar lo que haga falta -léase los pliegos de condiciones de la Denominación de Origen- para facilitar su incorporación.

La alcaldesa de Jerez, por su parte, insistió en que la presente edición de Vinoble es más internacional, al tiempo que destacó la simbiosis entre el Salón y la ciudad tanto por la recuperación de las catas del Arenal abiertas al público en general como por la implicación de los restaurantes y bares del entorno, de los que invitó a los visitantes a disfrutar durante su estancia, algo a lo que contribuye el cierre de Vinoble entre las dos y las cinco de la tarde.

Sánchez agradeció la colaboración de Diputación y la Junta, así como la del Consejo Regulador, momento que aprovechó para invitar a subir al escenario a su presidente, Beltrán Domecq, quien se felicitó por las buenas temperaturas que acompañan al inicio del Salón, ensalzó las bondades del recinto del Alcázar -que por cierto está en un estado lamentable de conservación, sobre todo el piso en el que se han puesto parches de albero y arena para tapar boquetes- y animó "a todo el mundo a beber estos magníficos vinos, aunque siempre con moderación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios