Provincia

Disparidad de opiniones sobre la peatonalización del centro

  • La medida, en marcha desde el 1 de julio, recibe tantas críticas como elogios

La peatonalización del centro, en marcha desde el pasado 1 de julio, está recibiendo críticas y halagos a partes iguales. El tráfico se ha cortado en las calles La Plaza, y tramos de Nuestra Señora de Los Remedios y Arroyuelo. Estas vías, sumadas a la ya peatonal calle La Vega y La Fuente conforman un área comercial sin tráfico rodado.

Para algunos chiclaneros esta medida "ha sido un acierto por parte del Ayuntamiento, porque es más cómodo para los peatones no tener que ir siempre andando por la acera cuando hay mucha gente". Es cierto que el corte de tráfico aporta seguridad, especialmente a la hora de ir con niños pequeños y además, facilita pasear a muchos potenciales compradores por estas calles repletas de establecimientos. A pesar de todo, hay otras opiniones enfrentadas al expresar abiertamente que no están satisfechos con este cambio.

Los más críticos con la peatonalización son los usuarios del autobús, ya que aunque de momento se mantiene el servicio de transporte público en estas calles y a día de hoy esta medida sólo afecta a vehículos privados, se prevé cerrarlas definitivamente dentro de un tiempo. Aquellas personas que cogen el autobús en la calle La Plaza, por ejemplo, se verán obligadas a desplazarse a otra parada aún sin determinar, y esto no ha sido visto con buenos ojos.

Los comerciantes, asimismo, mantienen dos posturas diferenciadas: "en las tiendas este corte del tráfico impide a los clientes aparcar cerca del establecimiento, lo que hace que opten por realizar sus compras en otros comercios fuera del centro, y eso perjudica al pequeño y mediano empresario de esta zona", dice un comerciante de la calle La Plaza. Por otra parte, propietarios de bares no piensan igual y acogen con agrado esta medida. Y es que las previsiones futuras de un corte definitivo de la circulación supondría más espacio para colocar terrazas. De cualquier manera, los chiclaneros en su mayoría no se han adaptado todavía a estos cambios.

Por las mañanas, se observa un desconcierto general en los transeúntes y especialmente entre los conductores que aún utilizan la calle La Plaza, algunos por desconocimiento y otros por incumplimiento. Por ello, se ha reforzado la señalización de prohibido circular porque persisten los coches que intentan entrar en la nueva zona peatonal, fundamentalmente desde el acceso por la vía de la Alameda del Río.

Además, en esta esquina permanece apostada una pareja de policías locales para controlar la situación e informar a los despistados. En líneas generales, la iniciativa municipal de peatonalizar el centro de la ciudad no ha sido recibida con demasiado recelo.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios