Provincia

Detenidos 24 integrantes de una organización que introducía hachís en Europa desde Marruecos

  • El cabecilla de la organización se había asentado en Alcalá de los Gazules, donde regentaba una carpintería que utilizaba como tapadera

La operación Turbofan, desarrollada conjuntamente por la Guardia Civil, con la Policía del Lander de Nuremberg (LKA Nuremberg-Alemania), la Gendarmería de Reims (Francia) y la Guarda de Finanza (Bolonia-Italia), ha permitido desarticular una organización criminal dedicada a introducir hachís en España desde Marruecos, para su posterior distribución tanto a nivel nacional como internacional. Para llevar a término tan compleja operación policial, se creó desde el primer momento un Equipo Conjunto de Investigación suscrito con Eurojust.

Han sido detenidas 24 personas y se han intervenido 3900 kilos de hachís, diversas cantidades de cocaína y marihuana, 534.000 euros en efectivo, 5 embarcaciones recreativas y 3 turismos, realizándose registros y detenciones en las localidades de Alcalá de los Gazules, El Puerto de Santa María, Jerez de la Frontera y Chipiona (España); Nuremberg y Oberhausen (Alemania); Reims(Francia) y Bolonia (Italia).

El cabecilla de la organización, un ciudadano alemán con numerosas condenas firmes por tráfico de drogas, se había asentado en la localidad gaditana de Alcalá de los Gazules, donde regentaba una carpintería, que utilizaba como tapadera y lugar de preparación del material que utilizaba para enviar la droga y el dinero a distintos países europeos.

Envíos de tablones de madera, rellenos de droga o dinero por toda Europa

La forma de operar de esta organización consistía en utilizar su propia logística, como embarcaciones, vehículos y otros medios de transporte para la introducción del hachís proveniente de Marruecos, utilizando una infraestructura propia en la provincia de Cádiz, como talleres y fincas para reparar y ocultar embarcaciones, puntos de amarre para las mismas, así como una explotación piscícola a la que accedían desde el mar como punto de descarga de la droga, que la habían ocultado en dobles fondos practicados a las embarcaciones. Una vez la droga se encontraba en nuestro suelo, era trasladada a la carpintería para su posterior ocultación y distribución por toda Europa utilizando empresas de paquetería.

En este negocio de apariencia legal, se preparaban los tablones fabricados en madera, en cuyo interior se ocultaba el hachís del que esta organización proveía a grupos narcotraficantes alemanes, españoles y austriacos, que la recibían en sus países a través de paquetería exprés. Para ello contaban en España con personal formado para fabricar esos tablones, que no despertaban la atención en los puntos de control de aduana que los fiscalizaban.

Por el mismo sistema de envío, circulaba también el dinero fruto de los beneficios del hachís, como marihuana de cultivo propio, actividad en la que también se habían especializado.

El “maestro" carpintero alemán

El principal investigado en esta operación, fue identificado como H.U.B., un súbdito alemán de 60 años de edad residente en Alcalá de los Gazules, donde regentaba una empresa de carpintería que le servía como tapadera. Este hombre cuenta con numerosos antecedentes policiales por tráfico de drogas en Alemania y Bélgica que se inician en 1972 y que han ido repitiéndose hasta en siete ocasiones, todas ellas con sentencias firmes por tribunales de esos países, habiendo cumplido extensas condenas de prisión que suman más de veinticinco años. Su papel en la organización desarticulada era el de coordinar a los encargados de introducir la droga por vía marítima, preparar los medios de ocultación y los envíos nacionales e internacionales de droga y dinero.

De la misma forma, era el encargado de reclutar y coordinar a ciudadanos alemanes de su confianza, también asentados en nuestro país, para responsabilizarlos de los envíos que no se realizaban a través de empresas de paquetería, poniéndolos a trabajar coordinadamente con el grupo encargado de la introducción de la droga por vía marítima y que constituían un núcleo hermético de carácter nacional y asentado sobre todo en la localidad de El Puerto de Santa María.

Una operación conjunta

La operación se concretó tras converger las investigaciones de los distintos Cuerpos Policiales en la persona de H.U.B., desvelándose poco a poco las conexiones existentes entre los delincuentes de los distintos países, los cuales tenían como denominador común la carpintería desde donde se realizaban los envíos de estupefacientes a requerimiento de la organización.

El desarrollo de esta operación ha sido posible gracias a la excelente colaboración entre los Cuerpos Policiales y Autoridades internacionales coordinadas desde la sede de EUROJUST en La Haya, fraguándose un Equipo Conjunto de Investigación que ha investigado y actuado de forma conjunta y coordinada.Como consecuencia de la investigación se pudo detectar los distintos roles que cada uno de los investigados desempeñaban en la organización desarticulada, teniendo que realizar intervenciones policiales en varias localidades de Francia, Alemania, Italia y España, a donde se trasladaban investigadores de unos y otros Cuerpos policiales según lo requería la ocasión.

La investigación realizada durante más de un año con el E.C.I. de EUROJUST, ha dado como resultado la desarticulación de un grupo criminal dedicado a la introducción de hachís desde Marruecos hasta varios países de Europa (Alemania, Francia, Austria e Italia), en la que además se ha detectado que enviaban marihuana que ellos mismos cultivaban, consiguiendo la incautación de importantes cantidades de dinero y la desarticulación de grupos que con la financiación obtenida a través del narcotráfico financiaban otras actividades delictivas en sus diferentes países como la adquisición de armas.

A los detenidos se les imputan los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal. Al cabecilla de la organización, se le imputa además, el delito de blanqueo de capitales, todo ello fruto de la investigación referida a la actividad de la carpintería que regentaba en la localidad de Alcalá de los Gazules y otros negocios y empresas destinados para tal fin ilícito de blanqueo de dinero procedente de la actividad del tráfico de drogas.

En España, la operación Turbofan ha sido desarrollada por guardias civiles del Equipo de Policía Judicial de Arcos de la Frontera, y tutelada por la Titular del Juzgado nº 2 de los de Chiclana de la Frontera.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios