Provincia

La Compañía Martínez-Gassiot

  • Ingleses y españoles unidos en el comercio del jerez

  • Dieron fama a nuestros vinos en la Inglaterra del XIX y del XX

Las relaciones comerciales entre España e Inglaterra han sido intensas a lo largo de los siglos, y ello a pesar de las continuas guerras en las que ambos países se han visto involucrados. Sin embargo, el vino de Jerez casi nunca faltó en las casas de aquellos que se podían permitir ese lujo.

En este trasiego de mercancías participaron arriesgados comerciantes de uno y del otro lado, dispuestos a invertir su trabajo y su dinero para obtener un gran beneficio.

En algunos casos, no solo unieron sus intereses mercantiles sino que lo reforzaron con lazos familiares. Es el caso de la compañía Martínez&Gassiot, especializada en la venta de los vinos de la zona como en los de Oporto, y el tabaco cubano.

Sus artífices fueron el riojano Sebastián González Martínez, y el inglés John Peter Gassiot Sr., a los que más tarde se uniría la familia gaditana de los Mora.

Una aventura empresarial que surge a finales del XVIII y, que en cierta manera, aún perdura bajo otras siglas.

En la histórica sede de la Vintners´s Company, de Londres puede contemplarse, colgado en la pared de uno de sus elegantes salones, el retrato de cuerpo entero del español Sebastián González Martínez (Treguajantes,La Rioja, 1776- Londres, 1856).

Esta obra, de la Escuela Inglesa, y fechada entre 1835 y 1840, fue una donación testamentaria de John Peter Gassiot Jr (1820-1899?) a la institución.

Un testimonio de respeto por un antiguo amigo y compañero a quien él, como antes su padre, habían tenido en alta estima: "un hombre de carácter y astucia que combinaba estas cualidades comerciales con las de la benevolencia y el humor ".

Este personaje era sobrino de Sebastián Martínez y Pérez (1747-1800), próspero comerciante riojano instalado Cádiz a finales del XVIII, y al que Goya retrató, que había creado una compañía para exportar vinos de Jerez a América y al Reino Unido, además de otras lucrativas actividades mercantiles.

Al no tener descedientes varones mandó llamar a Cádiz a su joven ahijado carnal, a quien instruyó en los negocios. Estos negocios resultaron un éxito, y su sobrino los amplió primero desde Cádiz y después instalado en Bristol y Londres.

Allí casaría con Jane Gobbett, viuda de su socio, Juan Martínez de la Quadra, diecinueve años mayor que él. La pareja tendría un hijo, que moriría al caerse del caballo, y una hija, Catherine Josephine González (1801.1877), casada con William Henry Armstrong.

Hacía 1790 crea su propia empresa, con oficina en la City, sita en la Mincing Lane. El edificio sería destruido durante la SGM.

En 1849 se retiraría, viviendo en su mansión de Gloucester Lodge, en Regent´s Park, dejando en negocio en manos de sus socios ingleses, los Gassiot.

Su gran fortuna sería administrada por su sobrino-nieto Andrés Isidro Bretón (1822-1868), con la que llegaría a construir en Logroño el conocido palacete de la casa del inglés.

En 1822 se le un John Peter Gassiot Sr. (1797-1877), miembro de una familia originaria de los Pirineos catalanes, para formar Martínez-Gassiot and Co. Hombre de negocios y científico aficionado.

Años más tarde, en 1834, adquirirán bodegas en Vila de Gaía para diversificar sus actividades con los vinos de Oporto. A tal fin contarán con la colaboración de John Fleurriet Delaforce.

A Gassiot le sucederán en la firma tres de sus hijos: Charles, John y Sebastian. El primero, Charles (1826-1902), sería Master of Vintners en 1894, y a su muerte donaría una importante colección de pinturas a la ciudad de Londres.

Por su parte, John Peter Gassiot Jr. se uniría en matrimonio con María Manuel Moreno de Mora y Vitón (1823-1873), hija y hermana de comerciantes gaditanos con negocios de vino en el Puerto de Santa María, así como con intereses en Inglaterra, La Habana y Honduras.

Una de las bodegas de Osborne recibe el nombre de Mora como homenaje a esta antigua firma.

Tras la muerte de los hermanos, si herederos, la compañía pasaría a manos del estado en 1902, siendo administrada por varios gerentes desde 1916.

En 1961 sería adquirida por John Harvey, y a mediados de esa década pasaría bajo el control de Cockburn Smithes.

Años más tarde, en 1994, es Allied Domecq la que la gestionaría al comprar las dos empresas antes mencionadas En el 2006, finalmente, pasaría a manos de la familia Symington.

Una interesante historia con muchos cabos que atar, digna de un trabajo en profundidad, aunque hay que reseñar el libro publicado en el 2011 por los especialistas, Inmaculada Cerrillo e Ignacio Gil-Díez, titulado 150 años de la Casa del inglés, donde se recoge parte de las actividades relacionadas con el vino. Uno de los capítulos lleva el epígrafe de Los vinos de Jerez de Martínez y Compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios