Provincia

Cádiz puede con los filibusteros

  • La OTAN mostró ayer en aguas de la Bahía cómo actúan sus fuerzas desplegadas en Somalia para disuadir a los piratas. Su secretario general destacó en la Base de Rota la importancia de esta misión

Los filibusteros estuvieron ayer bien cerca de la Bahía. La OTAN celebró por primera vez su Día Marítimo en Cádiz y  aprovechó  la ocasión  para demostrar la capacidad de su  fuerza en la lucha contra la piratería en el Cuerno de África, una de las misiones más importantes que tiene ahora en marcha la Alianza Atlántica, según manifestó su propio secretario general, Haap de Hoop Scheffer, en la Base Naval de Rota, lugar de donde partieron los barcos participantes en la demostración naval .

Una breve ceremonia militar en el puerto de la Base, con las banderas e himnos de los países que han puesto sus Armadas a disposición de la operación llamada ‘Allied Protector’, contra los corsarios somalíes, precedió  a las palabras del secretario general de la OTAN. Jaap de Hoop calificó de “fundamental”  la presencia naval de los aliados en aguas africanas para esa lucha  antipiratería, así como para lograr la paz en el resto del mundo.

El mandamás de la OTANagradeció la labor que ha desarrollado durante cuatro meses la agrupación militar SNMG-1, el equipo formado por cinco barcos que ha llevado a cabo la misión, y se refirió expresamente también a todas las fuerzas y marineros desplegados por la OTAN en otros lugares del mundo como Kosovo o Afganistán.

El mandatario aliado terminaba así uno de sus últimos actos como secretario general, ya que en unos días dejará el cargo. Por el contrario, el comandante supremo aliado en Europa, James G. Stavrdis, presenciaba uno de los primeros ejercicios como jefe militar de la Alianza Atlántica en el continente europeo. Dijo lo propio sobre ‘Allied Protector’ y no se olvidó tampoco del “esfuerzo” de los marineros. En un buen castellano dio las gracias a España por acoger este día marítimo. “Hace un día fantástico en España”, manifestó  Stavrdis, en presencia del presidente militar de la OTAN Giampaolo di Paula, minutos antes de embarcar para tomar rumbo a unas 40 millas al sudeste de Rota.

 Ésta era la segunda vez que la OTAN elegía España como lugar para celebrar su día marítimo –en 2003 lo hizo en Alicante– y la primera vez que utilizaba para ello aguas gaditanas.

Unas ochenta autoridades civiles y militares pertenecientes a la Alianza se repartieron en los distintos barcos que forman la SNMG-1. Marineros de las distintas tripulaciones enseñaban poco después de la diez de la mañana, como si de turistas se trataban, los nombres de las distintas fragatas para que cada uno supiera dónde tenía que embarcar. En la fragata Corte Real, portuguesa y buque insignia, lo hicieron el secretario general y el SACEUR, aunque luego, con el resto de los ‘vips’ partieron en helicóptero hasta el portaaviones americano Eisenhower, que esperaba imponente la llegada de la fragata portuguesa, la holandesa De Zeven Provinciën, la alemana Emden, la americana Hayburton y la  española Blas de Lezo.

Juntas han luchadoen aguas de Somalia y juntas se encaminaron mar adentro, en fila de uno  a los lados  de la portuguesa, dejando bonitas estampas en el mar, cada vez a más distancia de Rota. Minutos después de la salida ya hubo movimiento. Habían visto piratas.

Bajo el método ‘Fast Rope’,  se deslizaron desde un helicóptero hasta el barco varios marineros portugueses, que mostraron cómo atrapaban a unos piratas somalíes armados en su esquife, una especie de cayuco. Con todo éxito lograron interceptarlos y detenerlos, quedándose en la cubierte el esquife pirata, con armas incluidas.

Como esta situación, pero real, han vivido bastantes durante seis meses los miembros de esta agrupación naval de la OTAN. En tres meses han realizado 28 abordajes, 86 embarcaciones de piratas han sido identificadas , se han intervenido  78 lotes de armas y se han recibido 420 avisos.

“Hemos contribuido a que los piratas no actúan impunemente”, dijo  el contraalmirante portugués, José Pereira da Cuhna, que ha estado al mando de la agrupación contra los corsarios.

Ahora la SNMG-2  continuará su labor en la misma zona, donde España también está presente con la Unión Europea en la operación Atalanta, que partió de la Base de Rota hace un par de meses.

A primera hora de la tarde todas las miradas se volvieron al portaaviones Eisenhower. Las fragatas destacadas en la SNMG-1 pasaron por delante del espectacular portaaviones, un mastodonte con cerca de cien aeronaves en su interior. Dentro, formaban las autoridades.

Con apenas un kilómetro de separación se pudo observar el barco muy de cerca. Del Eisenhower partieron los cazas que hicieron una demostración aeronaval, que no se pudo contemplar  en todo su esplendor desde la fragata portuguesa  pero sí  desde el propio portaaviones, donde se encontraban las distintas autoridades.

Todas las fragatas fueron pasando por su lado y después saludaron al buque insignia portugués, formando filas y diagonal unas contra otras  haciendo lo que se denomina ‘sailpast’. Cerca de 1.000 hombres se reparten esta agrupación de la OTAN, unos 250 por barco.

Y llegó el momento de dejar el protocolo de lado. Los marineros se saludaron de barco a barco de una forma divertida, con manos arribas, pitos y gritos.

En la española Blas de Lezo ondeaba una bandera pirata y una española con el toro de Osborne. Un grupo de militares españoles se disfrazó incluso con la chilaba para dar el adiós a los  de enfrente. Los alemanes se mostraron más serios, y algún holandés sí se puso la camiseta de la naranja mecánica y una peluca para el momento.

Son muchos meses fuera de casa y la alegría por volver se notaba.  En Corte Real, los portugueses también contaban las 24 horas que ya únicamente les quedaban para pisar suelo de su país. El descanso es merecido. Misión cumplida.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios