CONSUMO

Cómo detectar que estamos ante un caso de 'phishing' y evitar el fraude

El phishing es una de las estrategias de estafa más populares que se suelen realizar en WhatsApp para poder robar la información

El phishing es una de las estrategias de estafa más populares que se suelen realizar en WhatsApp para poder robar la información

Internet, Internet y más Internet. Teléfonos móviles de última generación, tablets, domótica en los hogares y resulta que la experiencia digital demuestra que lo que falta por encima de todo es formación. Para saber manejar las herramientas y que lo que en un principio está creado para progresar y hacer el bien no termine convirtiéndose en la puerta de entrada a más problemas para los ciudadanos. Dos de cada tres empresas españolas sufrió un ataque de phishing exitoso en 2023. En Sevilla el boom de las estafas informáticas dispara la criminalidad. Los expertos consideran que las personas actúan de manera arriesgada debido a su falta de conocimientos sobre ciberseguridad y que la formación para concienciar sobre este tema puede por sí sola evitar por completo los comportamientos poco seguros. Desde la Dirección General de Consumo de la Junta de Andalucía se llama la atención sobre los casos de phishing, cada vez más frecuentes. ¿Qué hacer en caso de ser víctima de phishing? Más importante aún debe ser saber cómo detectar que estamos ante un caso de phishing y evitar el fraude. 

Tal y como explica Consumo, "el phishing es una práctica fraudulenta basada en el envío de correos electrónicos en los que se suplanta la identidad de una determinada entidad o empresa y en los cuales se adjuntan archivos infectados con algún virus informático o malwarepara hacerse con nuestros datos personales y bancarios". Administraciones y servicios públicos, entidades financieras, plataformas digitales de contenidos, redes sociales...cualquiera puede ser objeto de suplantación para ponerte en bandeja ese enlace a una página web fraudulenta. Y ahí debe ser el propio usuario el que se percate de determinadas líneas rojas que le hagan sospechar para no caer en el engaño. 

Máxima precaución ante la duda

Aspectos tales como que te exijan una respuesta urgente a un mensaje, que te pidan datos personales o bancarios, que los mensajes no provengan de un correo con dominio propio y con alguna que otra falta de ortografía llamativa deben ponernos, cuando menos, en alerta para no clicar en el contenido que nos ofrecen por muy atractivo que nos los presenten. 

Lo más recomendable a la más mínima sospecha es eliminar directamente el correo electrónico o mensaje que recibimos, pero sí optamos por darle una segunda oportunidad debemos consultar otros canales o la web principal de la entidad que nos reclama para cerciorarnos de que es real.

Porque en los últimos años se han multiplicado los correos electrónicos de phishing que aparentan ser entidades bancarias o servicios habituales en nuestro día a día, como telefonía o televisión en streaming. Y ni nos van a desactivar el servicio, ni existe un agujero de seguridad en nuestra cuenta ni nuestros datos corren peligro...excepto si pinchamos en lo que nos mandan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios