EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

De nuevo la financiación autonómica

El PP andaluz se apresura a abrirle un frente al futuro Gobierno de Sánchez con la excusa de la reforma del sistema

El PP va a defender en el próximo Pleno del Parlamento andaluz, que se celebrará el jueves, una proposición no de ley (PNN) para solicitar al futuro Gobierno de España que la reforma del sistema de financiación autonómica de las regiones de régimen común esté lista el próximo año. Es evidente que con esta iniciativa (más simbólica que otra cosa) el partido de Juanma Moreno quiere abrir ya un frente al Ejecutivo de Madrid, que salvo sorpresas estará presidido por el socialista Pedro Sánchez. Tras la debacle popular de las pasadas elecciones generales del 28-A, que probablemente continuará en los próximos comicios del 26-M (al menos así lo apunta el barómetro del CIS), Juanma Moreno y el PP andaluz se han situado en la primera línea de cualquier estrategia de los populares contra el Gobierno de Sánchez. Por las ironías de la historia, Andalucía, que siempre fue el territorio desde el que los socialistas resistían cuando perdían el poder en Madrid, es ahora justamente lo contrario, el principal bastión del PP contra La Moncloa.

Aclarado este asunto, hay que señalar que la proposición no de ley que va a defender el PP está cargada de razones y se puede considerar como continuadora, aunque ni siquiera lo mencione, del acuerdo sobre esta materia votado por todos los partidos andaluces (menos Cs) durante la pasada legislatura. La reforma de la financiación autonómica lleva ya demasiado tiempo varada y es hora de que se le dé un impulso definitivo. Hasta ahora, una de las razones que se han esgrimido para esta pasividad ha sido la necesidad de que se despejase el conflicto catalán para que la Generalitat (en manos de los independentistas) colaborase lealmente con dicha reforma, pero la experiencia nos indica que este problema se puede alargar demasiado en el tiempo. El resto de comunidades de régimen común (es decir, todas menos el País Vasco y Navarra) no pueden seguir esperando para alcanzar una financiación con la que hacer frente a necesidades fundamentales del Estado del Bienestar, como educación, sanidad y dependencia. Como es bien sabido, Andalucía requiere unos 4.000 millones de euros más y su postura es que la base de la financiación debe ser según la población de los territorios.

En la PNN se exige también que el nuevo sistema de financiación debe contar con criterios de reparto que no vulneren la igualdad de los españoles y que no se permitan privilegios a determinadas comunidades autónomas. Es evidente que dicha iniciativa tiene un ojo puesto en la posible negociación entre Sánchez y los líderes independentistas, que será uno de los platos fuertes de la próxima legislatura.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios