La Línea: una llamada de atención

La Moncloa todavía exhibe en su web el acuerdo del Consejo de Ministros de noviembre de 2018 que comprometía 900 millones para el Campo de Gibraltar

El Ayuntamiento de La Línea de la Concepción ha dado un sonoro toque de atención para afrontar los graves problemas estructurales que desde hace décadas sufre el municipio. La Línea 100x100 ha aprobado en el Pleno, con la abstención del PSOE, iniciar los trámites para su declaración como ciudad autónoma y obtener del Congreso la autorización para celebrar una consulta popular que avale dicha propuesta. El municipio sufre unos índices de desempleo y de marginación social insoportables como consecuencia de la desidia que el resto de las administraciones han mostrado -con excepciones- hacia una localidad singular en España, tambien en el contexto europeo, tanto por su cercanía a Marruecos, lo que favorece la presencia de las mafias del hachís, como a Gibraltar, que ejerce a nivel fiscal una competencia desleal y que hasta hace bien poco miraba hacia otro lado en materia de contrabando de tabaco. Como consecuencia de todo ello, de su limitado término municipal y de la desastrosa gestión desarrollada por gobiernos municipales anteriores, La Línea es a día de hoy un territorio con escasos recursos a su disposición para dejar atrás su situación y salir adelante por sus propios medios.

Los trámites para convertirse en ciudad autónoma no suponen una declaración de independencia ni un pequeño procés, por más empeño que quieran poner algunos, sino un trámite ajustado por completo a la ley con el que se puede estar o no de acuerdo, pero que sin duda ha servido para situar a La Línea de la Concepción y sus problemas bajo el foco informativo y político.

La página web de La Moncloa aún recoge el acuerdo del Consejo de Ministros de 18 de noviembre de 2018 para reactivar la comarca, con una inversión de "más de 900 millones de euros" y la implicación de "diez ministerios", presumía el documento oficial, que aludía a inversiones en infraestructuras ferroviarias y viarias por 800 millones, formación para adultos con baja cualificación y un programa para reducir el desempleo, entre otras actuaciones. En 2019, la Junta aprobó, por su parte, 69 medidas de apoyo, pero la realidad linense poco o nada ha cambiado. El Ayuntamiento y su alcalde tan solo demuestran estar del lado de sus vecinos, que no es poco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios