Un Gobierno con mensaje

El Ejecutivo cuenta con personas de valía, asegura la gobernación de España y refuerza el perfil socialdemócrata del PSOE

Ala espera de que se anuncien algunos ministerios de peso, durante las últimas horas han ido trascendiendo con cuentagotas varios de los ministros que formarán el Ejecutivo de Pedro Sánchez. La primera conclusión es que el líder socialista ha optado por un Gobierno con peso político, para lo que ha contado con personalidades de contrastada experiencia y validez profesional, huyendo de extravagancias y de ministerios banales más pensados para acaparar titulares que para la eficaz gobernación de España. En principio, todo indica que Sánchez ha optado por formar un equipo pensado para durar lo máximo posible, con herramientas para enfrentarse a problemas de máxima urgencia y gravedad, como Cataluña, la consolidación del crecimiento económico o la agenda social y feminista.

Con la elección de una única vicepresidenta, la andaluza Carmen Calvo, a la que también le da la cartera de Igualdad, es evidente que el presidente quiere dejar bien claro que ha entendido el mensaje de las movilizaciones feministas del 8-M. Muy probablemente, la igualdad de género será una de las tareas en las que el Ejecutivo hará especial hincapié durante el tiempo que dure. Estas políticas serán trasversales y empaparán toda la acción de Gobierno.

Asimismo, la elección de María Jesús Montero (estrecha colaboradora de Susana Díaz) como ministra de Hacienda responde a un intento de implicar en su Gobierno al PSOE de Andalucía, autonomía que sigue siendo el principal granero de votos socialistas. Montero, además, será ministra de Hacienda en un momento decisivo para la negociación de la futura financiación autonómica. También hay carteras para José Luis Ábalos (Fomento) y Margarita Robles (sin confirmar), que han sido sus fieles colaboradores en los momentos más duros.

Por su parte, la elección de Josep Borrell como ministro de Exteriores tiene la finalidad de dejar claro al nacionalismo catalán que la oferta de diálogo que le realizó durante el debate de la moción de censura a Rajoy no significa ningún tipo de rendición ante el soberanismo. Borrell fue uno de los líderes de las manifestaciones constitucionalistas contra el procés y, probablemente, se volcará en explicar a Europa y la comunidad internacional la verdadera cara del independentismo catalán. La elección de Nadia Calviño, una socioliberal conocida en Bruselas, es un mensaje a la Unión Europea de la pretensión de Sánchez de hacer frente a los compromisos de estabilidad presupuestaria y de contención del déficit. Por contra, ha elegido a Carmen Montón, socialista valenciana fervorosa defensora del sector público, como ministra de Sanidad. En definitiva, estamos ante un Gobierno que asegura la gobernación del país y refuerza el perfil socialdemócrata más clásico del PSOE.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios