'Tijeretazo' en Andalucía

El recorte es tan obvio que hasta los dirigentes del Gobierno admiten que el impulso definitivo de las infraestructuras se reflejará en 2018.