EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Alto y claro

José Antonio Carrizosa

jacarrizosa@grupojoly.com

La realidad era esto

Los que ahora mandan en Andalucía han comprobado que gobernar no es fácil y se han dado una ducha de realidad

Ha pasado apenas un mes desde la toma de posesión y el Gobierno del cambio si algo ha podido comprobar a lo largo de estas semanas es que gobernar no es nada fácil y cambiar no digamos. Juanma Moreno y Juan Marín, juntos pero cada uno por su lado, se han podido percatar que poner en marcha una Administración, que por su propia naturaleza no puede ser continuista de la anterior, es una tarea para la que no hay manual de instrucciones y que a cada momento surgen problemas que podían ser más o menos previsibles y otros en los que no terminas de saber por dónde te ha pillado el tren. Así que, por ahora, lo que se han dado los nuevos gobernantes de Andalucía es una ducha de realidad y con ellos se la han dado muchos andaluces que pensaban que esto iba a ser llegar y besar el santo, que en cuestión de pocas semanas se iba a ver cómo las cosas habían girado en Andalucía después de décadas de lo mismo.

Pues no. Todo lo contrario. Los nuevos mandatarios han visto cómo era mejor y más rentable no desmontar mucho de lo que habían dejado sus antecesores. Han visto, sin ir más lejos, cómo era más prudente no hacer un Presupuesto a marchas forzadas y en vísperas de dos campañas electorales cuando las cuentas van a tener que incluir medidas poco populares, por decirlo con palabras suaves. O cómo justo por las mismas razones uno de los objetivos en el punto de mira del think tank que impregna el pensamiento económico del Gobierno, la gratuidad de las matrículas universitarias, no se va a eliminar ni ahora ni en bastante tiempo. O cómo, por no hacer la lista exhaustiva, las dificultades para formar equipos en algunos departamentos han hecho que se haya tenido que recurrir a los que ya estaban antes.

Y todo ello en un camino trufado de minas en el que de pronto en la Presidencia de la Junta se enteran por la prensa de que la Vicepresidencia ha nombrado para un alto cargo en Granada a la persona menos indicada por motivos de una obviedad apabullante. O que la Vicepresidencia se entera de que la Presidencia ha nombrado un portavoz y ellos ni lo han olido. Cosas que pasan en una situación tan complicada como la propiciada por el cambio que se ha producido en Andalucía y que apenas ha echado a andar. Por ahora la única constatación evidente es que en San Telmo ya se han enterado de que la realidad era esto. Y con estos bueyes hay que arar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios